3 consejos para hacer más productivo tu home office

436

Trabajar desde casa era una opción que hace una década resultaba impensable, pero hoy en día cada vez hay más empresas que apuestan por esta probabilidad. Ahora los profesionales no son los únicos que tienen que acoplarse a las compañías, políticas corporativas y procesos; las empresas también deben adaptarse a los nuevos hábitos de los empleados, precisamente hablando de las nuevas generaciones de trabajadores ‘digitales’, y de esta forma exprimir el máximo conocimiento de cada uno y aprovechar las bondades que trae la nueva de era digitalización y la nube (backup).

Navegando en internet y buscando diversas fuentes informativas me di con la sorpresa de una dato importante; en el Perú, el 79% de los colaboradores de empresas afirman que el home office genera más productividad que laborar en una oficina, debido a dos factores que considero vitales: evitar el aterrador tráfico con el que convivimos y que a su vez genera estrés y agotamiento camino al centro laboral y el ahorro económico que genera esta modalidad de trabajo que permitiría un alivio en las finanzas de cada uno. Claramente son dos puntos que si los tomamos cuenta influyen positivamente en el rendimiento laboral beneficiando a la institución.

Sin embargo, es trascendental elaborar un estilo de trabajo con el fin de no caer en demoras, desconcentraciones, desorden, apresuramientos, etc. Ante ello, aquí algunas sugerencias para conllevar esta iniciativa de la manera más profesional:

1. Armemos nuestra rutina.
La mejor ventaja de trabajar en casa es que no andamos atados a un horario designado. Lo complejo es establecer una rutina que se adapte a tus circunstancias. No es necesario trabajar en bloques de 5 u 7 horas continúas. Dependiendo de cada uno puede que, sea mejor trabajar tres horas por la mañana y tres por la noche, es una cuestión muy particular, la idea es cumplir con la responsabilidad en los tiempos acordados.

2. Prioricemos temas.
Todas nuestras tareas son importantes, pero dentro de lo importante encontramos asuntos que son verdaderamente urgentes. Aquí debemos enfocarnos en lo que realmente es importante para nuestros clientes, tomando en consideración el tema a tratar, tiempos de entrega, etc. Para ello debemos coordinar sigilosamente con el equipo asignado una adecuada respuesta que cubra satisfactoriamente lo requerido.

3. Organizar un adecuado espacio de trabajo.
Si pensamos que trabajar echados en el confort de nuestra cama, con música a todo volumen, acompañado de un buen pan con chicharrón, estamos mal. No funciona así. Hay que descubrir el truco que nos permita ser eficaces y productivos, una buen escritorio o mesa de comedor pueden ser muy útiles para este desempeño. Hay que planificarlo y cuando encontremos la fórmula es trabajo fluirá mejor.

Seamos conscientes y consecuentes con nuestra labor como empleados, asumamos estos nuevos desafíos y oportunidades en pro de nuestro desempeño y en beneficio de la entidad que representamos. Siguiendo unas simples recomendaciones alcanzaremos los objetivos.