Conservar la amistad en tiempos de pandemia

35

En estos tiempos tan difíciles y de tanta incertidumbre, las relaciones personales también se han vuelto más complejas. Tratando de sobrevivir a distancia, con llamadas o mensajes, hay amistades que merecen los cuidados necesarios para que el vínculo permanezca. ¿Qué tanto ha impactado la pandemia en las relaciones amicales y qué podemos hacer para conservarlas?

Según el sociólogo Janosch Schobin, de la Universidad de Kassel, durante la pandemia, la gente está enfocándose en un número menor de amistades más profundas, lo que significa que algunos amigos reciben la atención suficiente, mientras que otros, no tanto. Por lo que sentiremos que nos alejamos de personas que alguna vez consideramos cercanas.

Para evitar caer en ello y mantener la conexión, a pesar de que salir a tomar un café o a comer aún debe esperar hasta que las circunstancias lo permitan, echemos mano de la tecnología para mantener los lazos de amistad. Aquí, algunos consejos para que el vínculo no se pierda y siga reforzándose.

Evita posponer: se entiende que los horarios son muy diferentes por las ocupaciones de cada quien; pero si un amigo o amiga necesita conversar, sea por llamada o videollamada, no pospongas esa reunión. Haz un espacio y dedícale un tiempo. Si en caso se te complica, coméntale los motivos, pero nunca dejes esperando.

Escucha: a veces puede resultar difícil, pero antes de hablar de tus propios asuntos, escucha con atención lo que tu amigo o amiga puede estar sintiendo en ese momento. Haz preguntas sobre cómo la está pasando, cómo está su familia, cómo va su vida laboral, etcétera. Estos tiempos pueden estar siendo muy duros. Muestra un interés genuino por lo que te cuenta.

Expresa tu cariño: nunca está demás decirle a quien realmente aprecias lo importante que es para ti tenerlo en tu vida. No tiene que ser un discurso, puede ser un mensaje pequeño, tal vez a la despedida de una conversación casual.

Que no falten las risas: los recuerdos siempre son bienvenidos. Haz que las anécdotas sean parte de la conversación, hablen de lo que hacían antes, cómo se divertían y de lo que harán cuando se vuelvan a encontrar. De paso, liberan un poco el estrés.

Sé receptivo: deja que te aconsejen cuando sea necesario. Si pides la opinión de un amigo respecto a un determinado tema, acepta sus palabras y agradece por sus recomendaciones

Comparte ideas: el tiempo en cuarentena nos ha permitido explorar más cosas y más contenidos. Aprovecha una videollamada para conversar sobre estos descubrimientos. Seguramente coinciden en gustos e intereses. Si hay puntos en los que difieren, un sano debate también será interesante.

La pandemia nos ha retado y ha puesto frente a nosotros una nueva realidad a la que queda acostumbrarse; sin embargo, hay cosas que no deberían cambiar. La amistad debe ser una de ellas.