Bad Bunny y su innovador concierto durante la pandemia: Lo que nos deja en términos comunicacionales esta inusual experiencia

304

Sin duda alguna, Benito Martínez, mayormente conocido como Bad Bunny  es uno de los mayores artistas a nivel mundial en estos momentos. Con una portada en la reconocida revista estadounidense de música: Rolling Stone y el lanzamiento de un disco durante la pandemia – y otro poco antes de que esta empezara – el cantante puertoriqueño está en boca de todos, así le guste a todos o no.

El pasado sábado 19 de septiembre, Bad Bunny realizó un concierto de peculiares características en la ciudad de Nueva York, este no fue realizado desde su casa, sino que fue desde un bus en movimiento que transitaba por toda la ciudad y que fue transmitido en vivo por la plataforma de Youtube y Uforia Music, de Univision. Asimismo, tuvo co-streams en otras plataformas como Twitch con miles de personas reaccionando al concierto virtual. Este fue un éxito a nivel de visitas. El evento tuvo más de 1 millón de espectadores en simultáneo en YouTube en su pico, logrando ser uno de los streams más grandes de la historia, con invitados especiales como Sech, Mora y J Balvin, quienes también se encontraban en vivo desde sus respectivos países.

Pero, ¿qué impactos deja este concierto a nivel comunicacional? El hecho de que sea una figura tan mediática como Bad Bunny permitió a Uforia, de Univisión, hacerse más conocida dentro del público del cantante, así como también permitió al joven artista hablar de temas de mayor importancia que su propia música, como lo indispensable que es la salud de las personas o la importancia de votar en las próximas elecciones estadounidenses.  De la misma manera, hubieron marcas que se vieron grandemente beneficiadas por el concierto y la exposición a nivel mundial de este: Verizon y 7Eleven, auspiciadores del evento.  Con menciones de ambas marcas en cada corte comercial y el rebote que este tuvo en medios, tanto tradicionales como digitales, su nivel de exposición y awareness dentro del público objetivo y potencial ha crecido inmensamente.

Esto deja como reflexión la manera en que las marcas pueden aprovechar de manera positiva la crisis para brindar ánimo y cambiar el ambiente – a veces melancólico – que se vive en estos momentos, y aun así verse beneficiadas tanto en términos de imagen pública como monetariamente. Igualmente, es una gran manera para promoverse ante nuevos públicos y probar nuevos escenarios o modificar iniciativas y campañas que no se podrán realizar dada la situación actual.