Carsharing y Carpooling: ¿el futuro de las vías?

192

El tráfico en la ciudad de Lima es cada vez más complicado. Sobre todo en las horas punta, en las que los conductores pueden pasar cerca de 20 minutos sin moverse en las principales avenidas. Esto no debe asombrarnos si consideramos que más de la mitad del parque automotor del país se encuentra en la capital, Lima acoge más de 1 millón ochocientos mil autos.

Todos salimos ya 1 o hasta 2 horas antes de casa por la mañana para llegar a tiempo a su trabajo, tomando en cuenta que en otro horario podría llegar en menos de 30 minutos? Esto se debe a la enorme masa de autos que se desplazan por la ciudad y que además de generar congestionamiento, emiten CO2. En Lima, el 74% de la contaminación ambiental se debe a los autos.

Diariamente, me muevo al trabajo compartiendo un carro con tías que van hacia la misma dirección que yo. Solo tengo que caminar unas cuadras para llegar a la avenida principal y esperar que pasen. Y no solo es saludable para la salud, el caminar un poco por la mañana, sino también siento que estamos contribuyendo a disminuir la contaminación del medio ambiente y el tráfico. ¿Cuántos autos se reducirían en las vías si todos compartiéramos?

El carpooling parece ser unas de las alternativas para mitigar este impacto. Fue concebida bajo el modelo de la economía colaborativa, la que responde a la premisa “para qué poseer si podemos compartir”. Mientras que el carsharing se basa en compartir o alquilar los autos que permanecen estacionado el 95% del tiempo, de modo que los propietarios renten sus autos para determinadas tareas durante el día.

El carpooling ha existido siempre (quién no recuerda haber compartido en la escuela la movilidad con otros padres de familia. Hoy – cada vez más – esta tendencia se impone, y lo hace gracias a la tecnología, con aplicaciones móviles. Incluso colaboradores de varias empresas han generado grupos en redes sociales para promover el transporte comunitario, posteando las rutas que van a realizar.

Empresas de tecnología como Uber han permitido la masificación de soluciones, creando servicios dentro de la aplicación, como el carpooling que están al alcance las personas desde sus dispositivos móviles. UberPool es un producto que permite que varios usuarios que viajen en la misma dirección puedan compartir el auto para un viaje más económico. En Lima, de acuerdo a la asociación Lima Cómo Vamos, un auto transporta 1.2 personas, esto significa que en la mayoría de casos el conductor viaja solo.  Es por ello que aplicaciones como estas deben fomentar el transporte en grupo.

Su éxito ha sido tan importante, que Uber – en busca de lograr la eficiencia en sus servicios –  rediseñó el producto gracias a la tecnología. Ahora, UberPool busca optimizar los tiempos y establecer puntos de recojo y de destino estratégicos en diferentes avenidas y calles de la ciudad. Es decir, los usuarios deben caminar 100 metros para encontrar su auto.  Al finalizar el viaje, la aplicación localiza el punto más cercano al último destino, el usuario deberá caminar máximo 100 metros para llegar y de esta forma  la aplicación podrá continuar brindando eficiencia y una mejor experiencia a todos quienes comparten el viaje.

Esta es una alternativa eficiente y muy buena. El simple hecho de organizarse, encontrar a alguien que se desplace en la misma dirección, puede ayudar a descongestionar el tráfico y disminuir la contaminación del medio ambiente. Conversen en casa con sus familias, en el trabajo con sus compañeros y hagan este ejercicio.