Caso Snapchat o “Una serie de eventos desafortunados”

724

Como muchos sabrán, Snapchat es una red social de mensajería y fotos creada por Evan Spiegel y lanzada al mercado a mediados del 2011. Apareció en el radar con un concepto novedoso que se ganó a miles de usuarios: enviar una foto, mensaje o story que desaparecería en unos cuantos segundos para siempre (24 horas en el caso de un story). Fugaz, efímero. Estas características brindaron a Snapchat un gran crecimiento y potencial especialmente entre el público adolescente.

Sin embargo, en los últimos años Snapchat ha sufrido el bajón más grande de su historia, cosa que le puede costar, a mediano plazo, el negocio. Pero, ¿qué fue lo que llevó a Snapchat a esta situación tan complicada?

En primer lugar, Snapchat ha sido sepultada por Mark Zuckerberg y su competencia. A pesar de haber copiado el formato, Instagram incluyó el uso de stories en su aplicación y le quitó terreno al proyecto de Spiegel.

Debemos recordar que el dueño y creador de Facebook intentó comprar Snapchat años atrás, en el año 2013, justo después de haber adquirido Instagram. Lo que correspondía a su estrategía de monopolizar las redes sociales más utilizadas en dicho momento. Sin embargo, Evan Spiegel no aceptó la generosa oferta de Zuckerberg y el resto es historia.

Adicionalmente, el año pasado Snapchat registró una pérdida de 27,9 millones de dólares respecto a los pronósticos y una disminución en publicidad del 60%, así como pérdidas por 443 millones de dólares.

¡También te puede interesar!  Facebook, la nueva televisión

Esto, responde a la dificultad de integrar la publicidad con el funcionamiento de la plataforma, a la poca atracción de la app para usuarios de Android y a que sus principales competidores copiaron sus funcionalidades más importantes y hasta las mejoraron, acabando así con su propuesta de valor única. Zuckerberg se empecinó en incluir esta funcionalidad basada en los stories efímeros y caducos en sus respectivos proyectos de redes sociales (tanto Facebook como Instagram).

El punto de quiebre se presentó con un simple tweet, publicado por Kylie Jenner:

“así que… alguien más a dejado de usar Snapchat o soy solo yo…esto es muy triste”

El tweet es un síntoma de las malas decisiones de Snapchat frente a su competencia y un remate a la complicada situación que atraviesan. A pesar de ello, la compañía no perdió la esperanza y a inicios del presente año, lanzó una actualización con el fin de darle la vuelta al tablero de juego. El cambio consistía en la división de contenido, amigos por un lado y organizaciones por otro. El resultado: mucho peor. El cambio brusco y radical en el diseño de la aplicación generó malas reacciones de parte de sus usuarios, sumado al amplio poder que han ganado los influencers y sus reviews en temas de tecnología, así como la estrategia de su principal competidor Zuckerberg hicieron que Snapchat se desplome.

¡También te puede interesar!  Empresas y temas controversiales: ¿pueden ir de la mano?

Este un ejemplo de un mal manejo estratégico, el poder de las redes e influencers en el futuro de una compañía y el creer que la propuesta de valor que manejaban era completamente única y no podía se copiada. Hasta el momento no han sabido salir de su zona de confort como para añadir una carta al tablero que realmente lo incline a su favor. Por el momento, Snapchat batalla por no ahogarse en un mar de startups y aplicaciones que cada vez van ganando terreno en el mundo de las redes sociales. Una lucha que, de momento, parece fugaz, efímera. Y el resultado, parece previsible.

Artículos similares: