¿Cómo es un turista de lujo?

137

El turismo de lujo es un segmento con gran potencial, ya que los turistas están en la búsqueda constante de viajes personalizados y también de experiencias que le den prestigio, pero también que protejan el medio ambiente y que tengan un impacto positivo en el entorno social.

Según el estudio sobre los hábitos vacacionales del viajero de lujo, elaborado por Condé Nast, en base a las opiniones de más de 700 usuarios de 60 países en el 2018, los destinos de lujo más visitados fueron: Nueva York, Barcelona, Roma, Venecia, Florencia, París, Ámsterdam, Viena, Dublín o Copenhague y se suele gastar en estos viajes entre 4.000 y los 7,500 dólares, 500% más que un viajero convencional.

¿Qué busca un turista de lujo?                  

En el 2018, la revista Forbes México, publicó las últimas tendencias del turista de lujo contemporáneo. Este reveló interesantes conclusiones como: el turista buscar ser local, esto quiere decir que los viajeros de alta gama buscan experiencias auténticas y tener contacto con las personas y sus costumbres, ya no conocer los lugares “más populares” del destino, sino ir más allá. Otra tendencia es viajar con un propósito, ya que el turista VIP quiere salir de su zona de confort, pero sin perder el glamour.  Este tipo de vivencias promueven un crecimiento personal y espiritual. Además, los turistas valoran las marcas que están comprometidas con el medio ambiente y tienen un impacto positivo en la comunidad donde se encuentran. Finalmente, el viajero busca la personalización de su viaje, ya que son amantes de las experiencias únicas y hechas a la medida de acuerdo a sus necesidades y preferencias.

Turismo de lujo en el Perú

El Perú se ha consolidado como un destino que reúne todas las características que un turista de lujo busca: variedad de atractivos naturales, diversidad cultural y exquisita gastronomía. En un estudio realizado por PromPerú, al cierre del 2018, el Perú recibió aproximadamente 240,000 turistas de lujo siendo una tendencia que va en aumento.

El primer hotel de lujo que se construyó en el Perú fue el Belmond Monasterio en 1999. En la actualidad, la oferta de este tipo de turismo se ha diversificado y se pueden encontrar hoteles, trenes y cruceros fluviales de lujo para conocer el Perú de diversas maneras. Estas experiencias extraordinarias permiten que el turista se desconecte de su rutina y quiera volver nuevamente a nuestro país.