¿Cómo gestionar tu proyecto musical y no morir en el intento?

186

Todos alguna vez en nuestra vida hemos intentado tocar un instrumento, al menos yo intenté descubrir mis habilidades artísticas con la flauta, el piano, la batería, el cajón y la guitarra (el triangulito no cuenta). Me frustraba porque en verdad quería tocar algo y crear mi propio sonido. Me compraron una guitarra cuando tenía 10 años y compuse unas cuantas canciones que nunca salieron de mi cuarto. Mis primos me enseñaron las típicas y redundantes canciones de Nirvana y Pearl Jam, pero también las olvidé con el tiempo y me di por vencida. “No, esto de la música no es para mí” pensaba. Hasta que descubrí la gestión musical y me enamoré.

La música es más que solo aprender a tocar un instrumento o “Como un perro” de Libido. Por eso, si estás planeando comenzar un proyecto musical como solista o banda, debes reconocer muchas cosas. Primero, debes identificar si quieres hacer música por puro placer o si esperas una buena retribución económica. No existe eso de “yo solo hago música porque me gusta y si genero ingresos en el camino, bacán” porque igual estás invirtiendo, igual necesitas gestionar conciertos, subir tu música, entre mil cosas más, y para recuperar aquello que inviertes necesitas un plan de gestión. Segundo, tu proyecto musical es tu propia empresa, por ende es esencial mantener constancia y esfuerzo en sacarlo adelante. En caso de ser una banda, todas las partes deben tener los mismos objetivos y mismo interés. Tercero, y último paso, valora tu música, ese valor intangible que solo tú conoces: horas de ensayo, tiempo, dinero en instrumentos, presentaciones, grabaciones, material audiovisual, etc.

La autogestión es una pieza importante durante la formación de tu proyecto musical, pues permitirá que puedas conocer más a profundidad de qué trata tu proyecto y a dónde quieres llegar, como también conocer a tu público y futuros seguidores. Tener un conocimiento básico acerca de tu contexto cultural y cómo funciona ayudará a que armes mejor tu plan.

Una de las razones por las cuales me enamoré de la gestión musical fue porque descubrí que era la combinación de mis dos grandes pasiones: la comunicación corporativa y la música. La autogestión o gestión musical la divido en dos campos:

  • Interno: La identidad de tu proyecto musical es la base de todo el trabajo. Lo que tu público siente (¿de qué trata tu proyecto?, ¿qué quieres resaltar o transmitir?, ¿a dónde quieres llegar?, ¿cuál es tu cultura? ¿cuál es tu historia?).
  • Externo: Todas las herramientas para poder visibilizar tu proyecto musical. Lo que tu público observa ( herramientas de marketing y publicidad, herramientas de distribución, campañas de lanzamiento, identidad visual).

 

5 tips básicos para comenzar a autogestionar tu música:

  1. Evita sacar nueva música sin un plan de acción. Se debe tomar en cuenta la fecha de lanzamiento, la campaña de comunicación, distribución y prensa (por lo menos con un mes y medio de anticipación).
  2. Mantén la interacción con tu público en redes sociales. Construir este engagement es vital durante el proceso de sacar música, pues son ellos quienes asistirán a tus conciertos y comprarán tus discos. Puedes tener 10 k de seguidores, pero ¿comprarán tus discos?
  3. Infórmate acerca de los roles técnicos de los agentes que conforman la industria musical (sonidista, booker, manager, productores, stage manager, etc).
  4. Asiste a charlas o conversatorios acerca de los aspectos legales de la música en el Perú.
  5. Genera “alianzas” con bandas amigas o quizás la banda del amigo de tu amigo y comiencen a producir sus propios eventos. Es la mejor manera de dar a conocer tu música con más personas. Recomiendo que los primeros conciertos no se cobren entre ustedes y lo que recauden lo dividan en partes iguales.