E-commerce, la ruta comercial del Perú

173

¿Quién no ha comprado alguna vez por internet? Y es que cada vez se nos hace más fácil hacerlo gracias al crecimiento que la industria del comercio electrónico ha experimentado en estos últimos cuatro años.  Incluso, durante los últimos meses, debido a la coyuntura, este ha incrementado rápidamente.

Durante el estado de emergencia, el gobierno decretó una serie de medidas que, de alguna manera, aceleraron la implementación de herramientas virtuales que permiten acceder de manera remota a reuniones, conferencias, etc.

Esta coyuntura ha significado un reto para muchos comercios que han tenido que adaptarse a la «nueva normalidad», que es ahora la venta online de productos y servicios. Esto se debe a que muchos de los comercios tradicionales se vieron afectados tras el aislamiento social, incluso, se han visto obligados a cerrar sus puertas y migrar a estas plataformas. Según las cifras de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), el comercio electrónico en el país, ha tenido un crecimiento importante durante los últimos 10 años, pasando de $276 millones de dólares en 2009, a $4 mil millones de dólares en el 2019. Con este ingreso, Perú está ubicado en el sexto lugar en Latinoamérica, respecto a volumen de comercio electrónico. Y si bien nuestra capital cuenta con más consumidores del eCommerce, los consumos en provincias se vienen desarrollando de la siguiente manera:

  • 57% Lima
  • 15% Trujillo
  • 11% Arequipa
  • 8% Callao

Entre las categorías con mayor tamaño de mercado que encontramos, según Statista, encontramos el sector viajes y alojamiento (US$ 2.52 mil millones), electrónica y tecnología (US$ 691 millones) y Moda y belleza (US$ 561 millones).

Por el lado del crecimiento, los sectores que registraron un mayor desempeño son: muebles y electrodomésticos (23%), juegos y hobbies (22%) y cuidado personal y comida (22%), siendo esta última categoría de mayor crecimiento en Lima, gracias a los aplicativos delivery.

Como se comenta líneas arriba, la cuarentena ha ayudado también como un proceso de aprendizaje y adaptación para los comercios que no tenían canales de venta virtuales. Ha servido mucho para que emprendedores se puedan sumar a la transformación digital y ofrecer sus servicios y productos a través de diversas plataformas como lo son Instagram, Marketplace, Facebook, etc.

Se puede decir que, los negocios han sabido adaptarse a este cambio y el crecimiento e-commerce era inminente y la coyuntura ha sido un factor determinante para este desarrollo. Sin embargo, cabe destacar que gracias a la evolución y crecimiento del comercio electrónico se han podido crear las bases para tener la estructura del comercio dirigida al consumidor y poder conocerlo para así cumplir su objetivo el cual es satisfacerlo.