Extraño mucho

162

Quién iba a pensar que aquel sábado 14 de marzo sería la última vez que jugaría un partido de fútbol. La última vez que me reuniría con amigos a compartir unas horas de diversión y grata conversación. La última vez, el último fin de semana de poder salir libremente a relajarme y recargar energías para la siguiente semana.

Si bien es cierto algunos días atrás ya se especulaba la posibilidad de aplicarse una cuarentena en el país debido a la pandemia del COVID-19, casi nadie podría imaginar la extensión de la misma como lo ha sido. Vamos poco más de 7 meses y aún tenemos para rato.

Durante todo este tiempo pasaron muchos acontecimientos en mi entorno. Lamentablemente personas cercanas cayeron por esta terrible enfermedad, algunos superándolas exitosamente y otros sin correr con la misma suerte. Pero no todo ha sido malo. Durante estos meses descubrí diferentes formas de poder aprovechar el tiempo en casa y llevar a cabo actividades que anteriormente no había podido realizar.

Así, he podido llevar a cabo algunos estudios, aprendí a preparar algunos platillos y postres, emprendí un negocio junto a mi novia el cual, gracias a Dios, nos está yendo bastante bien. Del mismo modo, algunos amigos y familiares también pudieron sacar provecho de esta situación aún y cuando en un comienzo parecía complicárseles el panorama.

Aún así, no negaré que las actividades que realizaba anteriormente siguen siendo parte de la nostalgia diaria. Se extrañan los partidos de fútbol, se extrañan las salidas a museos, se extraña salir a divertirse a un bar, a una discoteca, juntarse con amigos en el Centro de Lima, las parrillas familiares, entrenar en el gimnasio, entre muchas actividades más. Hace poco vi la reinauguración del museo de las Catacumbas y no pude evitar sentir un nudo en la garganta de ver cómo es que poco a poco vamos regresando a la normalidad.

Si bien es cierto gradualmente se han aperturado algunos lugares, aún hay que mantener la distancia. Aún hay que ser pacientes y esperar a que esta situación mejore. Mientras la vacuna sigue en proceso de prueba y elaboración, debemos ser cautelosos y no confiarnos de la situación actual, en donde el número de casos ha disminuido.

El virus sigue presente. Y seguirá presente unos meses más. Saquemos provecho del tiempo que tenemos en casa. Estudiemos, conozcamos nuevas series, nuevas películas, leamos libros, aprendamos nuevas habilidades. Y, por sobre todo, mantengamos la distancia. Un esfuerzo más.