Formas de hackear a tu mente en el día a día

404

En los últimos años se ha ido dando mayor importancia a la salud mental y su influencia en nuestro quehacer diario. Ya sea para la vida laboral, social o personal, mantener una estabilidad mental nos ayuda muchísimo a poder afrontar los retos del día a día de manera óptima.

En ocasiones nos sentimos cansados y desgastados, pensando que puede ser por el exceso de horas trabajadas, la mala noche que se pasó por un mal sueño, entre otros factores. Pero pocas veces se ha tenido en cuenta que algún problema en nuestra salud mental puede estar metida en mitad de la ecuación y es eso exactamente lo que nos provoca la fatiga, el insomnio, la sensación de aburrimiento o cansancio.

Sin embargo, existen algunas acciones que podemos llevar a cabo justamente para hacerle frente a estos problemas. Existen formas de ‘hackear’ nuestro sistema y reiniciar en cualquier momento del día para hacer funcionar de manera óptima a nuestro cuerpo.

Desconéctate por unos minutos:

Cuando sientas que no puedes concentrarte del todo en alguna actividad que estás realizando, date a ti mismo unos minutos de descanso y desconexión para hacer lo que quieras. Por ejemplo, puedes ver algún video de tu youtuber favorito que puede durar entre 10 a 15 minutos. Ese momento de relajación viene acompañado de una idea de “tras este descanso debo continuar”, y debes repetírtelo infinidad de veces. De lo contrario podrías caer en la típica trampa del “un videíto más” y prolongar ese tiempo de descanso.

¡También te puede interesar!  ¡Papás, quiero ser comunicador!

Organízate horarios:

Para todos es muy complicado mantener una disciplina si no se tiene costumbre de llevar un horario que se cumpla al pie de la letra. Muchas veces caemos en el error de hacer algunas actividades en desorden, lo cual en algún momento llega a juntar muchas de ellas y no saber por dónde empezar a resolver tareas. Pero si organizamos un horario y lo cumplimos a cabalidad, podremos encontrar que en ese lapso de tiempo será bien aprovechado para realizar las actividades que debemos con un orden adecuado, sin pensar en otras tareas, pues eso nos podría generar ansiedad. Si nos enfocamos en que en ese lapso debemos enfrascarnos en una determinada tarea, y no en ninguna otra, nuestro cerebro tendrá mayor agilidad para poder resolverla con mucho más calma. OJO es importante respetar el horario para cada actividad. Por ejemplo, si en tu horario está salir a correr de 7 a 8 de la noche, pues pase lo que pase debes ir a correr a esa hora (exceptuando motivos de fuerza mayor claro está).

Inicia tu día con un mensaje motivacional:

Normalmente lo primero que hacemos al despertar es sintonizar el canal de noticias donde no siempre son tan alentadoras. Es el desayuno de nuestro cerebro y lo importante es que ese primer mensaje sea inspirador, que motive. Lo recomendable sería escuchar algún video de charla motivacional, de autoayuda, de superación. En Youtube encontramos una infinidad de ellos de diferente tiempo de duración. Así sea uno corto de 5 minutos, mientras estás aun en la cama agarrando fuerzas para salir de ella, escuchar estos audios pueden ayudarte día a día a encontrar esa motivación adicional que evite que te sientas sobrecargado.

¡También te puede interesar!  El momento decisivo de Lionel Messi en Argentina

La importancia del anclaje:

En Programación Neuro Lingüística existe una técnica llamada ‘Anclaje’, que consiste en establecer un patrón de conducta en alguna parte del cuerpo cuando queremos evitar y/o recordar hacer algo. Por ejemplo, si siempre olvidamos lavar los platos después de comer y quieres modificar ese hábito para evitar que se acumulen, pues cada vez que termines de comer puedes jalarte una oreja, que es donde estarías anclando esa idea de actividad a realizar. Hazlo reiteradamente hasta que se vuelva un hábito el lavar los platos tras cada comida y ya no necesitarás de un anclaje para hacerlo como parte de tu rutina.

Así como estas existen muchas otras formas que puedes elaborar e ingeniarte personalmente. Lo importante siempre es que mantengas una estabilidad emocional para que puedas realizar tus actividades de la manera más óptima posible. Recuerda, no está mal sentirse cansado ni agotado, pero siempre y cuando hagamos algo al respecto.

Artículos similares: