Haciendo de la lectura un hábito

232

La lectura es un hábito que trae muchos beneficios. Entre ellos, puede darte un momento para relajarte, ser un método para mejorar tu concentración y memoria, una manera de pulir tu ortografía y gramática, una forma de explorar tu creatividad y más.

Sin embargo, adoptar este hábito no es fácil. Tenemos muchas actividades que consumen nuestro tiempo del día y nos pueden llevar a dejar los libros a un lado.

Por eso, aquí te comparto algunas ideas para que comiences a hacer de la lectura un hábito en tu vida.

Busca un libro que se adecúe a tus gustos

Considera qué es lo que quieres lograr con la lectura y qué género se adecúa mejor a tu personalidad. 

En este caso no se aplica lo de “no juzgues a un libro por su portada”. Si no estás acostumbrado a leer, es posible que en un inicio elijas lo que leerás en base a la carátula, una pequeña sinopsis, algunos comentarios que hayas escuchado y recomendaciones de internet.

Define tus horarios de lectura

Esto es crucial para que leer se convierta en un hábito. Si no estableces un momento de tu día para leer, tus demás actividades pueden llenar los momentos que podrías utilizar para leer.

No tiene que ser mucho tiempo. Dedícale el tiempo que consideres necesario o realmente puedas darle. No dejes de lado tus otras actividades y responsabilidades.

Establece un objetivo y activa tus recordatorios

Ya con un libro escogido y conociendo el tiempo que tienes disponible para leer, es momento de plantearte un objetivo.  ¿En cuánto tiempo terminarás ese libro? Si no te pones un plazo, puedes fallar en tu compromiso por la lectura. Recuerda establecer un objetivo SMART, para que estés seguro de que lo lograrás y puedas monitorear tus avances.

Además, es ideal colocar una alarma como recordatorio de que inicia y acaba tu hora de lectura, porque las actividades del día a día pueden hacerte olvidar de tu compromiso con el libro.

Haz seguimiento de lo leído hasta el momento

Cuando empiezas a leer un libro, este puede gustarte o no. Pero tu gusto por un libro en particular no debe reflejar tu gusto por la lectura. Evalúa todo lo que has leído hasta el momento para saber si elegiste el género adecuado para ti o si sería mejor probar con otro tipo de libros.

 

Personalmente, adoro leer. Empecé a hacerlo cuando estaba empezando la secundaria y hasta ahora no duermo sin leer un poco. Sin embargo, esto es así porque ya conozco mis gustos literarios, te invito a explorar los tuyos.