La guía esencial para usar imágenes digitales legalmente

56

Las imágenes son la clave para que tu contenido brille en línea. Ya sea que estés creando una publicación de blog, página web, ebook o cualquier otro contenido, agregar elementos visuales mejora la experiencia del usuario. Sin embargo, no puedes simplemente extraer imágenes de Internet; es tu responsabilidad determinar si puedes usar la imagen y cómo puedes hacerlo sin violar los derechos de autor.

Cada imagen, ya sea que la encuentres en Google, en las redes sociales o en un sitio de fotos de archivo, obtiene derechos de autor tan pronto como se cree, y depende de ti saber si tiene o no el derecho legal de usarla. Las consecuencias de violar los derechos de autor (incluso accidentalmente) son graves. Si eres declarado culpable de violación de derechos de autor podrías enfrentar cargos de hasta $ 150,000 por cada infracción.

Descubre los seis tipos de imágenes y cómo usarlas en línea.

  1. Usa imágenes de dominio público (también conocidas como imágenes sin derechos de autor)

Las imágenes de dominio público no tienen derechos de autor porque:

El copyright ha expirado.

El trabajo nunca tuvo derechos de autor para empezar.

El titular de los derechos de autor lanzó el trabajo al dominio público.

La imagen es una obra publicada antes del 1 de enero de 1924.

Las imágenes de dominio público no requieren ninguna cita.

Puede obtener imágenes de dominio público en sitios como Wikimedia Commons y Flickr Commons.

  1. Use Imágenes Creative Commons

Otra gran fuente (y gratuita) de fotos son las imágenes con licencias Creative Commons. La licencia Creative Commons ofrece a los fotógrafos la posibilidad de publicar sus fotos al público, al tiempo que conserva el control sobre cómo se utilizan.

Todas las fotos con una licencia Creative Commons se dividen en dos categorías:

  • Los que permiten uso comercial.
  • Los que no.

El uso comercial se define como el uso «destinado principalmente a la ventaja comercial o la compensación monetaria». Más allá de eso, las fotos con una licencia CC pueden tener otras estipulaciones que debe cumplir, que incluyen:

Atribución

Atribución-CompartirIgual

Atribución-SinDerivadas

Atribución-NoComercial

Atribución-NoComercial-CompartirIgual

Atribución-NoComercial-SinDerivadas

Ver más información en Creative Commons

A medida que busca en Creative Commons, puede filtrar su búsqueda para encontrar imágenes que puedan usarse comercialmente y / o modificarse.

  1. Use Fotos De Archivo

Las fotos de archivo son fotos que los creadores licencian a cualquiera que esté dispuesto a pagar su tarifa de licencia. La compra de una licencia le da derecho a usar la foto de cualquier forma prescrita por el acuerdo de licencia.

La principal ventaja de los sitios de fotos de archivo (Stocks Photo) es que contienen una gran cantidad de imágenes que son relevantes para casi cualquier nicho, y debido a que los fotógrafos de archivo son profesionales, la calidad suele ser alta.

  1. Usa tus propias imágenes

Otra opción es tomar tus propias fotos. Si eres el fotógrafo, no hay peligro de violar ningún derecho de autor. Además, las fotos serán completamente originales: ¡contenido nuevo para Google! Y no, no necesita salir y comprar una cámara profesional: la mayoría de los teléfonos inteligentes actuales tienen cámaras que están a la par con una DSLR. Para que sus imágenes se vean profesionales, asegúrese de considerar la iluminación y el encuadre del fondo.

  1. Usa imágenes de redes sociales solo con permiso

Las imágenes que aparecen en las redes sociales no son diferentes a cualquier otra imagen que encontrarás en línea, ya que debes actuar de manera responsable y pedir permiso. Es común ver a las personas «republicar» o insertar imágenes de redes sociales en su propio contenido, pero eso no lo hace legal.

Veamos el caso de Instagram, por ejemplo: Tú tienes los derechos de autor de cualquier imagen que publiques en Instagram, pero a la vez le otorgas a Instagram una licencia de uso mundial, gratuita, no exclusiva, sub-licenciable y transferible, sobre todo el contenido que subas.

Si usas el contenido de las redes sociales sin permiso, podrías dar lugar a acciones legales, y para una pequeña empresa, los honorarios legales y el juicio podrían ser abrumador. Siempre es mejor ser precavidos. Supongamos que tienes un cliente que publicó una imagen sorprendente de tu producto en Instagram y deseas utilizarlo, envía un mensaje directo (o deja un comentario) solicitando permiso es rápido y fácil, y te protegerá. Lo más probable es que obtengas un sí.

 

  1. Evita usar GIF

Si bien es cierto que los GIF abundan en todo el contenido en línea, eso no significa que su uso sea legal. Se puede argumentar que los GIF caen bajo la doctrina del uso justo (Fair Use). La doctrina del uso justo sostiene que el trabajo protegido por derechos de autor puede usarse en ciertos casos.

Algunos de los criterios que suelen utilizarse para decidir si el uso de un fragmento de una obra se puede considerar “Fair Use” son:

  • Si es con fines de investigación, educativos, críticos o satíricos.
  • Si el tamaño del fragmento utilizado es reducido.
  • Si no ha habido un impacto económico significativo para el mercado de la obra.

 

El uso justo también se extiende a trabajos que son «transformadores» del trabajo original; el argumento para los GIF, entonces, sería que un breve clip de una película no es representativo de toda la película y, por lo tanto, no socava el valor del trabajo en su conjunto.

Técnicamente, si quisieras estar operando completamente sin riesgo, necesitarías comunicados por escrito del titular de los derechos de autor del trabajo original y las personas que aparecen en el GIF, y eso parece un gran esfuerzo para algo que probablemente equivaldrá a un callejón sin salida.

Podrías salirte con la tuya, pero ¿por qué correr el riesgo?

¡Simplemente no vale la pena, especialmente cuando hay imágenes libres de derechos de autor, imágenes Creative Commons, fotos de archivo, etc. a tu disposición!