La mirada de una administradora en una agencia de relaciones públicas

66

Hace unos meses, cuando me ofrecieron un lugar en Métrica, no sabía qué aportes podría ofrecerle a la empresa como administradora, ya que esta es una agencia de comunicaciones especializada en el rubro de relaciones públicas. Sin embargo, tras estos seis meses, puedo decir que trabajando aquí aprendí más de lo que hubiera imaginado.

Salir de tu zona de confort no siempre es sencillo, pero te ayuda a abrir tus horizontes ante perspectivas distintas a las que ya conoces; además te enriquece con habilidades nuevas las cuales debes reforzar constantemente para adaptarlas en tu rutina diaria de trabajo.

Como administradora, puedo enfatizar tres puntos importantes que Métrica me ha enseñado, no solo para el trabajo, sino también para mi crecimiento personal:

Fluidez en la comunicación:

En Métrica, el contacto con periodistas, influencers y medios de comunicación es algo del día a día. Gracias a esto, mi desenvolvimiento ante personas desconocidas ha mejorado; hoy en día, mi trato con personas que no mantengo contacto es más fluido y eficaz.

Técnicas de redacción:

La redacción de artículos, notas de prensa, comunicados de crisis y columnas de opinión son unas de las tareas más frecuentes para una agencia de comunicaciones. Cuando empecé en Métrica, escribirlos me tomaba mucho más tiempo que lo que me toma en este momento. El apoyo de mis compañeros y los tips que ellos me brindan constantemente, me funcionan para mejorar la manera en cómo escribo para que las ideas puedan entenderse de una manera menos compleja.

¡También te puede interesar!  La nota de prensa ideal: lecciones aprendidas

Trabajo en equipo:

Todas las actividades dentro de la empresa se realizan con tu grupo de trabajo. Lo diferente de Métrica es que no trabajas con las mismas personas en todas tus tareas, ya que estas dependen de la cuenta o empresa que estés trabajando. En mi opinión, te ayuda a aprender a desenvolverte frente a las distintas personalidades y modalidades de trabajo de las personas a tu alrededor.

Tras esta experiencia, puedo decir que nunca debes cerrar las puertas a ninguna oportunidad por temor a lo desconocido o por pensar que no “encajas”, ya que de cualquier situación nueva, puedes llevarte las mejores memorias y recuerdos que te ayudan a crecer como persona y profesional.

Artículos similares: