La radio frente a los desafíos del entorno 2.0

286

Con la llegada de internet al universo mediático, la radio perdió el papel hegemónico que la caracterizaba para la difusión de música e información, lo cual la ha llevado a implementar, desde los años noventa, estrategias innovadoras para adaptarse a los desafíos que plantea el entorno 2.0.

Sin embargo, creo que existen dos aspectos que generan esperanza para su persistencia en el tiempo, así como para su consolidación entre públicos nacidos en la era digital. Estos son:

La personalización del discurso radiofónico

La radio tiene un diferencial importante frente a una plataforma de streaming: mientras el algoritmo de esta última tiende a ser robótico, la locución le aporta calidez humana a la radio.

Por ello, creo que las emisoras deberían dirigir sus esfuerzos a ofrecer un contenido en vivo que sea atractivo para el oyente. Y a utilizar las plataformas de streaming para difundir estas grabaciones (a través de podcasts). Una radio que no trabaja de la mano de una estrategia digital es muy probable que sea desplazada en los próximos diez años.

Asimismo, creo que no deben de perder de vista la necesidad de contar con una selección musical atractiva para su audiencia. En ese sentido, la existencia de plataformas de streaming ha generado que el formato de los grandes éxitos de Billboard, que le funcionó a la radio de formato musical por muchos años, hoy resulte obsoleto. Una manera de capturar a los oyentes de música por streaming creo que es a través de la locución, con una adecuada curaduría musical.

¡También te puede interesar!  Tendencias visuales y creativas 2021 según Adobe

 El factor nostalgia

Las generaciones millennial y centennial son las más hiperconectadas; sin embargo, encuentran en lo analógico un refugio cargado de nostalgia y romanticismo para desconectarse del mundo digital. Este es un atributo que la radio debería aprovechar para ampliar su público.

Otro punto a favor de la nostalgia que genera la escucha radiofónica es que la música sin imágenes que la acompañen sigue teniendo vida propia, incluso en nuestros días de vida digital. Esta desconexión, de la que se hablaba líneas arriba, no se puede lograr escuchándola en plataformas de streaming como Spotify o YouTube que, al ser parte de ella, no permiten una real abstracción del mundo digital.

Larga vida a la radio.

Artículos similares: