La reinvención del mercado musical a partir del COVID-19

312

La cuarentena y la necesidad de distanciamiento para prevenir el contagio del COVID-19 han representado un gran reto para el mercado musical a nivel mundial, el cual poco a poco se viene reinventando.

Si en un principio el horizonte era sombrío para los artistas ante la imposibilidad de presentarse en un escenario como era usual, las redes sociales se han convertido en el gran salvavidas para que puedan seguir conectados con su público en esta coyuntura.

Desde conciertos transmitidos en vivo por redes sociales hasta versiones de una canción grabadas en simultáneo mientras cada músico toca el instrumento desde su casa. Desde conciertos en formato pay-per-view, hasta transmisiones gratuitas. Desde conciertos por redes sociales en los que se aprecia un trabajo de producción previo para ecualizar adecuadamente el sonido de los instrumentos hasta presentaciones en un formato mucho más rudimentario. Sea cual fuera la manera, lo importante es que los artistas estén presentes y puedan conectar con su público desde sus casas.

Esto también ha permitido que muchos artistas emergentes puedan poco a poco ir aumentando su número de seguidores y cumplir el sueño de ser escuchados. Definitivamente nos encontramos en la época en donde el do it yourself es el accionar predominante para adaptarse a las nuevas exigencias que exige el mercado de la música.

La utilización de las redes sociales para mantener el engagement ya era algo conocido por parte de los artistas antes de la pandemia. Ante la falta de difusión en las radios, muchos optaban por aprovechar las  virtudes que brindas estas tecnologías para ganar seguidores e ir aumentando su público en sus presentaciones en vivo.

Sin embargo, algo curioso que se ha podido apreciar en esta coyuntura es que, así como los artistas, muchos locutores de radio también han incursionado en el formato de las transmisiones en vivo. Resulta curioso porque en dichas transmisiones estos se desprenden complemente de las imposiciones que les exigía la emisora y aprovechan esta libertad que les otorgan las redes sociales para comunicar de una forma mucho más genuina la pasión que sienten por la música. El resultado es un contenido mucho más atractivo y variado.

Creo que todas estas innovaciones en el mercado musical están permitiendo que aparezcan propuestas alternativas de muy buen contenido, las cuales poco a poco irán influenciando a los medios tradicionales y serán un signo de la “nueva normalidad”.