Madonna: La marca Reina

224

Si alguien conoce la receta para mantener su marca personal vigente y de manera exitosa en un mundo donde lo nuevo caduca cada día, sin duda alguna es Madonna. Este 2018 es un año importante para ella, pues cumple 35 años de vida artística y el 16 de agosto cumplió 60. Aunque ya no mantenga la relevancia que gozaba en la década de los 80s y los 90s, sigue siendo influyente para varias generaciones.

Cantante, compositora, actriz, coreógrafa, productora y empresaria, Madonna ha construido una marca que sus fans aún siguen a gran escala. Evidencia de eso es que sus últimas cuatro giras – Confessions Tour (2006), Sticky and Sweet Tour (2008), MDNA Tour (2012) y Rebel Heart Tour (2016) – en conjunto han logrado recaudar más de mil millones de dólares (aproximadamente USD $ 1,077,430,411.00). Esto le permitió coronarse como el artista solista que más ha recaudado en conciertos, superando a Bruce Springsteen, en 2016.

La reinvención es clave. Madonna es una marca que se renueva. Cada era (etapa y concepto que envuelve el lanzamiento de un nuevo álbum) desde sus inicios en 1983 ha sido distinta a la anterior. Ser camaleónica le permite ser un puente generacional entre todos sus fans. En sus conciertos es común ver gente de todas las edades, desde adolescentes, hasta gente que ronda los 70 años. Todos gozan al unísono al ver el espectáculo y al escuchar canciones que transitan desde el primer lanzamiento hasta el último.

Un elemento importante en esta marca, es la identidad. Madonna en sus inicios forjó un camino que no tendría retorno. Creó un estilo tan innovador y transgresor para la época, que las jovencitas de los 80´s querían peinarse, vestirse y bailar como ella. La reinvención de Madonna en todas sus etapas ha girado siempre al mismo conjunto de mensajes controversiales que critican la sociedad tradicional, la religión, el machismo y la inhibición de las emociones. Si hay una regla que siempre ha aplicado en su vida profesional es expresar lo que piensa, sin importar los detractores que pudiera ganar.

Su carrera poco convencional y estilo controversial nos deja, aunque parezca mentira, valiosas lecciones para el líder, pero quizá las más importante se centran en saberse hacer escuchar, definir principios y ser fieles a ellos, no tener miedo a tomar nuevos caminos y siempre tener claro que levantarse tras una caída no es una opción, sino una obligación. Ella lo ha aprendido de manera empírica a lo largo de su trayectoria musical.

Ha estado envuelta en un sinnúmero de escándalos, los cuales han alimentado los titulares de los diarios y noticieros internacionales durante años. Como artista y para mantenerse vigente,  conoce la realidad de que peor que hablen mal de uno, es que no hablen de uno. Sin duda alguna Madonna es una marca que sigue viva, que dará sorpresas y que querrá volver a cobrar alta relevancia. Puede ser que Ariana Grande y Selena Gomez tengan 10 veces más seguidores que Madonna en Instagram, pero es indiscutible que a sus 60 años, sigue siendo una marca REINA.