Más fuerte que nunca

284

Agosto de 1996: el Gran Estelar de la Feria del Hogar. El valor de una entrada (me parece recordar) eran 5 nuevos soles y unas tapas de la bebida auspiciadora del evento. Era la segunda presentación relevante de Shakira en el Perú.

Desde ahí, la barranquillera ha cosechado un camino de éxitos y presentaciones memorables que pueden incluirse en el “soundtrack” o lista de canciones de la vida de cualquier persona desde los 20 hasta los 40 años. El último de ellos, la presentación en el “Halftime Show” o Show de medio tiempo del Superbowl LIV (edición 54°).

Para brindar algunos detalles, el Superbowl es el nombre que se le otorga a la final del campeonato de Fútbol Americano organizado por la NFL. De igual manera, configura uno de los eventos deportivos más vistos en el mundo y, además, es la vitrina más cotizada para anuncios comerciales de las marcas más icónicas y relevantes de la era contemporánea.

Es en el espacio de tiempo que se da a mitad del partido (entre el cuarto 2 y 3) donde se lleva a cabo la ejecución del Show de medio tiempo. Aquí, se han visto desfilar estrellas musicales de la talla de Michael Jackon, quien elevó la valla en términos de calidad y relevancia, Madonna, Lady Gaga, Beyoncé, Janet Jackson (quien protagonizó el tan criticado “Nipplegate” junto a Justin Timberlake), entre otros. Incluso, en los últimos años, la transmisión de esta parte del evento ha elevado los índices de audiencia televisiva.

Esta pequeña reseña histórica nos permite dar cuenta, a grandes rasgos, de la gran valoración que tiene el espacio para los talentos musicales. El precio de las entradas al evento han oscilado entre los 4 mil dólares y 24 mil dólares aproximadamente. Aunque las reventas superaron los 50 mil. Es, sin lugar a dudas, un cambio de escenario más que favorable para Shakira después de casi 24 años.

La presentación fue, sin lugar a dudas, una reafirmación en la carrera de la cantante, el cual se ha forjado, como ella misma lo ha comentado, a través de constancia y esfuerzo. La relevancia de su participación es un símbolo que ella misma ha compartido como la materialización de un sueño. Así, lo usa como excusa para invitar a todos a trabajar por los suyos propios.

Cabe tomar en cuenta que su disco Pies Descalzos, que la gatilló a la fama en 1995, fue ejecutado como un último intento por alcanzar el éxito en una carrera musical, ya que había producido dos discos con menor exposición. Felizmente, para ella y todos sus fans, se logró llevar a cabo y es considerado hoy una joya para sus seguidores más fieles y veteranos, quienes el domingo 2 de febrero del 2020 gritaron con más fuerza, emoción y orgullo que nunca: “Shakira Shakira”.