Memes para sacudir las redes

299

El éxito de una marca no solo reside en la cualidad de lo que ofrece, sino, también, en la característica de su lenguaje para llamar la atención y conversar con su público objetivo. Esta es una de las razones por las que el “meme” se ha trasladado del internet (donde permanecía de manera exclusiva) a la publicidad dirigida a jóvenes y adolescentes.

El “meme” es un instrumento de lenguaje que se utiliza en redes sociales, que se ha venido sofisticando y evolucionando desde hace varios años. Esta herramienta combina varios elementos de la comunicación en una sola imagen, que llega a ser decodificada por grupos que comparten experiencias similares. Cabe destacar que este recurso es de uso frecuente, pero no exclusivo, de las personas entre 18 y 35 años.

La frecuencia e intensidad con la que un extenso público utiliza el “meme” lo ha colocado en la mira de varios publicistas y especialistas de marketing. Desde ahí, su amplia popularidad ha permitido que se le otorgue un gran valor comercial y que se le incluya en varias campañas publicitarias.

La popularidad y atractivo de esta herramienta residen en la facilidad con la que, a través de este recurso, se pueden propagar ideas, conceptos, expresiones y hasta ideologías de manera amplia, rápida y cómica; logrando alcanzar gran difusión en pocas horas. A esto debemos agregar que, si el contenido es relevante para nuestro público objetivo, este lo compartirá con usuarios semejantes a él, es decir, alcanzaremos a más integrantes de nuestro target.

Ejemplos hay muchos. En el último año Arato András, popularmente conocido como el “señor meme”, ha participado en comerciales de bebidas gaseosas, aerolíneas, helados, etc. Las piezas han gozado de gran aceptación y difusión en redes sociales a nivel mundial. Localmente, el año pasado Kit Kat contrató a Susy Díaz para que reprodujera uno de los eventos más reconocidos por los internautas: ser arrastrada por una ola a orillas del mar. El comercial, sin ser emitido por señal abierta, logró alta difusión y recordación de marca.

La clave es trabajar con personajes con los que el público objetivo conviva de manera cotidiana. Este se debe aprovechar para reproducir una situación que represente su estilo y lenguaje habitual. Asimismo, es muy importante aplicar el humor característico de la figura y, por último, insertar el mensaje donde nuestro target consuma contenido.

No hay duda de que cada vez aparecen más sorpresas que le permiten a las marcas conectar con su público objetivo de manera directa. De igual manera, el humor, bien logrado, permite que nuestro mensaje se propague de manera exitosa entre nuestro target y dé de qué hablar. Finalmente, ¿quién no comparte con la pareja, la familia y/o amigos algo curioso y gracioso de lo que pudo ser testigo hace poco?