Neurodiversidad: el valor de pensar diferente

65

Hoy en día, las empresas que se sostienen del pensamiento homogéneo y convencional pueden verse sustituidas por aquellas que cuentan con personas que brinden soluciones innovadoras, creativas y funcionales; una fuerza de trabajo heterogénea con resultados excepcionales de gran valor diferencial para el cliente.

Parte de esta ausencia de trabajo heterogéneo se debe a que no consideran a un grupo humano cuya mente es sinónimo de descubrimiento, creatividad y destrezas: las personas neurodiversas.

¿Qué es la neurodiversidad?

El Simposio Nacional sobre la Neurodiversidad en la Universidad de Syracuse en Nueva York, la definió de la siguiente manera:

“es un concepto donde las diferencias neurológicas deben reconocerse y respetarse como cualquier otra variación humana. Estas pueden incluir aquellas etiquetadas como dispraxia, dislexia, déficit de atención con hiperactividad, discalculia, espectro autista, síndrome de Tourette, y otros.”

Busca resaltar los aportes valiosos que aquellas personas con maneras diferentes de pensar pueden brindar en todos los espacios en que se desarrollan. Cuando se trata del campo laboral, las personas con pensamiento neurodiverso aportan perspectivas y soluciones alternativas a la empresa, debido a la forma única de pensar que poseen.

Dentro de las habilidades estudiadas, se hallan la atención al detalle y precisión; el nivel de concentración que pueden lograr para llevar a cabo sus actividades;  la excelente memoria a largo plazo que poseen; su honestidad, y compromiso; la creatividad que muestran gracias a su imaginación tan distintiva, y la forma en que expresan sus ideas. La dosis de innovación, disrupción y excelencia que aportan estas personas es una pieza clave para mantener la competitividad y presencia en cualquier sector en que una empresa se desarrolle.

¿Quiénes ya descubrieron este valor?

Empresas innovadoras como Google, HP, Amazon y Microsoft cuentan con una marca empleadora que busca atraer y mantener el talento diverso. Reconocen el pensamiento desafiante, las habilidades lógicas y analíticas, la diligencia, el ingenio, y cuentan con políticas de inclusión que contribuyan a un trabajo transversal.

A mediados del año pasado, llegó a Lima “La Casa de Carlota & Friends”, una empresa de activismo creativo fundada en España con el objetivo de realizar proyectos transformadores desde el propósito. La promesa de marca de este estudio se basa en la generación de nuevas ideas a través de la interacción entre cerebros diferentes, ya que la diversidad creativa de sus equipos está compuesta por un gran porcentaje de  diseñadores y creativos con síndrome de Down y autismo.

La Casa de Carlota ha trabajado con diversas marcas como Airbnb, Twitter y BIDLaB ofreciendo la diversidad de talentos que poseen para idear soluciones que enriquecen al cliente y a la sociedad.

¿Cómo empezar a atraer el talento neurodiverso?

No hay duda de que aplicar una estrategia de desarrollo para trabajar en un contexto neurodiverso presenta grandes desafíos. Sin embargo, la importancia y, el poder a nivel laboral y social que genera incorporar a estas personas excede a cualquier obstáculo.

Estos son algunos de los pasos con los que se puede iniciar:

  1. Investigar: la información es el primer paso para romper los estigmas, conocer las diversidades y el aporte que pueden darle a la empresa.
  2. Concientizar: todo colaborador deberá comprender las acciones, dificultades y formas de pensar de las personas neurodiversas para asegurar el trabajo inclusivo y colaborativo.
  3. Modificar el proceso de selección: si se mantiene una captación de talento regular, no habrá un espacio para que las personas con diversidad de pensamiento puedan aprovechar la oferta y mostrar sus capacidades.
  4. Adaptar: tanto las instalaciones como algunos procesos de trabajo deberán ser adaptados para que estas personas puedan sentirse en la comodidad y capacidad de demostrar sus destrezas.
  5. Alinear la cultura: añadir a personas neurodiversas requiere de políticas de inclusión y, una cultura organizacional que respete, respalde y valore el aporte que estas personas tienen para brindar a los objetivos y resultados de la empresa.

Finalmente, el mundo profesional está perdiendo grandes oportunidades de evolucionar en ideación, formas, resultados, humanidad y demás. Está en territorio de todos reflexionar sobre el valioso aporte que las mentes neurodiversas pueden traer a cada campo.