Nuevos descubrimientos sobre los agujeros negros

46

Durante el 2019 se reveló en una foto un círculo oscuro alrededor de lo que parecería un disco resplandeciente; esta correspondía a un agujero negro supermasivo ubicado en el centro de la galaxia Messier 87 (M87), situada a 55 millones de años luz de la Tierra. Esta fotografía fue obtenida gracias al Event Horizon Telescope (EHT)  y dicha imagen dió la vuelta al mundo causando titulares y generando (y tal vez respondiendo) miles de preguntas que las personas se habrían hecho todos estos años sobre el funcionamiento de los agujeros negros.

Para comenzar, es necesario recalcar la definición de un agujero negro: es una región finita del espacio en cuyo interior existe una concentración de masa lo suficientemente elevada como para generar un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella.

Luego casi dos años del descubrimiento, el equipo de científicos del EHT regresan con nuevos insights:  una nueva imagen del mismo agujero negro, esta vez mostrando cómo se ve en luz polarizada. Se espera que la capacidad de medir esa polarización por primera vez, proporcione una nueva perspectiva de cómo los agujeros negros devoran materia y emiten poderosos chorros desde sus núcleos. Los nuevos hallazgos se describieron en tres artículos publicados en The Astrophysical Journal Letters.

Monika Moscibrodzka, coordinadora del Grupo de Trabajo de Polarimetría del EHT, afirmó que “Lo que vemos es la siguiente evidencia crucial para entender cómo se comportan los campos magnéticos alrededor de los agujeros negros, y cómo la actividad en esta región muy compacta del espacio puede generar potentes chorros que se extienden mucho más allá de la galaxia”.

Gracias a esta nueva información, sabemos ahora que este campo magnético opone una resistencia a la fuerza de gravitación del agujero negro y produce una especie de equilibrio entre ambas fuerzas. Otro académico comentó que el campo magnético en el borde del agujero negro es suficientemente potente para hacer retroceder el gas caliente y ayudarlo a resistir a la fuerza de gravedad.

«Las observaciones sugieren que los campos magnéticos en el borde del agujero negro son lo suficientemente fuertes como para hacer retroceder el gas caliente y ayudarlo a resistir la atracción de la gravedad. Solo el gas que se desliza a través del campo puede girar en espiral hacia el horizonte de eventos», dijo Jason Dexter de la Universidad de Colorado, Boulder, quien también es coordinador del Grupo de Trabajo de Teoría de EHT. Eso significa que solo los modelos teóricos que incorporan la característica de un gas fuertemente magnetizado describen con precisión lo que ha observado la colaboración EHT.

Por último, la sesión anual de observación simultánea de la red EHT, anulada en 2020 debido a la pandemia, se reanudará a finales de abril. La incorporación de nuevos telescopios, incluido el observatorio NOEMA de Francia, permitirá mejorar la precisión de las imágenes obtenidas. Con ello se podrán sacar a la luz nuevas teorías y descubrimientos acerca del funcionamiento de este tipo de fenómenos espaciales.