¡Papás, quiero ser comunicador!

115

Este año la Universidad de Lima me invitó a contar mi experiencia como comunicador. El conversatorio estuvo dirigido a estudiantes de quinto de secundaria y a padres de familia. De esa gran experiencia, he guardado varias inquietudes de quienes asistieron. Como es natural, los padres se preguntan en qué podrían trabajar sus hijos y en qué sectores empresariales.

¿En qué trabajan los comunicadores?

Mientras intentaba explicar que son muchas las opciones para desempeñarse en esta carrera, advertí que el enfoque de la conversación hacía creer que quienes van a la universidad, independientemente de la especialidad, persiguen un único objetivo que es trabajar para una empresa y ganar un buen salario. Esto me permitió recordar lo vivido durante la pandemia, cuando muchos jóvenes con gran destreza y sabiduría identificaron oportunidades de negocio y vendieron sus productos o servicios por redes sociales.

Muchos de estos emprendimientos, definitivamente, no ofrecían una asesoría de comunicación, pero los únicos medios que tenían para ofrecer sus productos eran los digitales, como Facebook e Instagram, por mencionar algunos. Para poner en marcha un negocio por estos canales, se requiere determinar los mensajes clave que se van a emplear para ofrecer el producto o servicio, identificar quiénes serán el público objetivo, elaborar videos y diseños, tomar buenas fotos y un largo etcétera. Todo ello es comunicación.

¡También te puede interesar!  4 tips para mejorar tu engagement en redes sociales

Al recordar esa experiencia, lo que intentaba explicarle a los padres es que una carrera no te limita a sólo trabajar en lo que has estudiado, también te da conocimientos y herramientas para realizar diversos proyectos, como, por ejemplo, abrir un negocio.

Comunicaciones y matemáticas

Casi al finalizar el encuentro, uno de los asistentes preguntó si es conveniente que su hijo estudie Comunicaciones teniendo en cuenta que es muy bueno en matemáticas. No tuve la oportunidad de responderle, pero pienso que si su hijo opta por estudiar comunicaciones, tendrá un gran camino por delante. Los comunicadores muchas veces tenemos que hacer presupuestos y cotizaciones. Si abrimos una empresa, además del trabajo comunicacional, tenemos que saber definir los márgenes de ganancia, calcular los impuestos, entre otras cosas, qué requieren de conocimientos financieros. Es más, hoy en algunas universidades se enseña finanzas como parte de la malla curricular de Comunicaciones.

Conclusiones

Si nuestro objetivo es trascender en una gran corporación e incluso, llegar a ocupar la gerencia, el comunicador puede ser un gran candidato por sus conocimientos y habilidades para transmitir información de manera clara y concisa tanto fuera como dentro de la organización. Un puesto de esa magnitud implica también saber de finanzas y debemos estar preparados.

Debemos ser conscientes de que uno no estudia una carrera sólo para recibir un sueldo. La formación académica es una gran herramienta para cumplir nuestros sueños y trascender como personas y profesionales. Pero el desenlace de nuestras vidas estará marcado, en gran medida, por las metas que nos tracemos y las decisiones que tomemos a diario.

¡También te puede interesar!  6 herramientas digitales para emprendedores

Artículos similares: