Retomando vuelo

149

Desde marzo de este año, la pandemia originada por el nuevo coronavirus ha venido golpeando la economía debilitando así varias actividades económicas. Una de ellas, y tal vez una de las más golpeadas, fue el turismo. Este sector, regularmente llega a representar el 3.6% del PBI nacional y es, en muchas localidades, la principal fuente de ingresos. Por eso, se calcula que hasta hoy se haya afectado alrededor de 800 mil empleos.

El aislamiento social obligatorio decretado por el gobierno vino acompañado de la suspensión total de vuelos comerciales. Sin lugar a dudas un baldazo de agua fría para quienes se sostienen, principalmente, del turismo receptivo y emisivo. Afortunadamente, hace unas semanas y como parte de la cuarta fase de la reactivación económica frente a la pandemia, el Gobierno reanudó los vuelos internacionales (desde el 5 de octubre).

Esto ha sido visto con mucho entusiasmo y optimismo. Incluso quienes tienen vacaciones en espera en el extranjero, se encuentran atentos a la asignación progresiva de países a los que se puede viajar de manera directa. Por el momento, hay acceso a Colombia, Ecuador, Paraguay, Panamá, Uruguay, Bolivia y Chile.

Es claro que los negocios que forman parte del sector han venido sintiendo poco a poco los síntomas de la reactivación. Tan solo en la primera semana de reinicio de los vuelos internacionales, un total de 4024 pasajeros llegaron y salieron de Perú por diversos motivos. Esto, además, ha venido acompañado de investigaciones que seducen a quienes aún tienen miedo de viajar. Por ejemplo, un estudio difundido por IATA (La Asociación Internacional de Transporte Aéreo), afirma que, gracias a la acción de los filtros HEPA, el riesgo de contraer Covid-19 en un avión es de 1 de cada 27 millones.

Y comentando números grandes, en cuanto al crecimiento que tendremos con la fase 4 de la reactivación económica, la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR) estimó que desde la apertura de fronteras (tanto vuelos nacionales como internacionales), el sector turismo podrá recuperarse en entre US 500 y US 1,000 millones de dólares hasta fines de año por el movimiento de los viajeros.

No hay duda de que el sector ya está presentando los signos vitales que necesita para entrar a la etapa de fortalecimiento necesaria para sobrevivir a la realidad tan desafiante que le tocó durante los meses de pausa. Lo que sí, para que lo logre, es tarea de todos quienes tienen planeado realizar algún viaje (sea tanto al extranjero como al interior) cuidarse, guardar el distanciamiento social adecuado, cumplir los protocolos y, de esta manera, cuidar de los demás.