Semáforos en el piso: tecnología para los peatones zombies

136

¿Cuánto tiempo de tu vida dedicas a tu teléfono? Según estudios, una persona gasta en promedio 69% de su tiempo haciendo uso de un smartphone.

Es una cifra bastante alta, pero la verdad es que a veces es necesario estar en el mundo digital todo ese tiempo.Sea cual sea la razón que nos lleva a gastar tanto tiempo en nuestro teléfonos, se puede decir que existe una tendencia clara: mirar más la pantalla del celular que el mundo alrededor.

Según estadísticas de la PNP, el 60% de los accidentes de tránsito son provocados por la imprudencia de los peatones, y se ha comprobado que muchos de estos ocurren porque las personas cruzan la calle sin quitar la mirada del teléfono.Este no es un problema exclusivo de Perú, otros países de Latinoamérica y el mundo también lo sufren, por ello han ideado una forma de llamar la atención de los peatones antes de cruzar: semáforos en el piso.

Holanda fue el primer país en implementar este sistema, el cual consta de barras de luz LED instaladas en la calle, las cuales brillan verde para cruzar y rojo para parar. Aunque no posee el color ambar, la luz se vuelve intermitente cuando va a cambiar, cumpliendo así el propósito de la luz ambar. Estos innovadores semáforos funcionan las 24 horas del día y están sellados con un plástico especial que los vuelve resistentes a los golpes y a la lluvia.

La exitosa experiencia piloto en Holanda y Alemania incentivó a otros países a intentarlo; ahora, algunas calles de México, Argentina y Colombia también funcionan bajo este sistema.Estos semáforos en el piso pueden variar entre países -algunos tienen largas barras led y otros barras más pequeñas llamadas “tortuguitas”-, pero tiene el mismo objetivo: llamar la atención del peatón para que cruce en el momento propicio, evitando así accidentes.

Este sistema no ha sido probado el Perú, pero es una alternativa interesante para reducir la tasa de accidentes de tránsito. Sin embargo, no necesitamos semáforos en el piso, tomemos conciencia y dejemos de ser peatones zombies.