Snyder y la justicia de su propia liga

255

En 2017 se concretaba uno de los mayores sueños de los seguidores de las historietas de DC (editorial creadora de personajes ficticios como Batman, Superman, Wonder woman, Flash, Aquaman, entre otros): ver a los personajes más celebrados de sus viñetas, por fin, juntos en el cine. La película encargada de dar tanta dicha sería La Liga de la Justicia, nombre con el que oficialmente es llamado el equipo de superhéroes de DC en las historietas desde 1960. Sin embargo, hubo un problema: las expectativas fueron altas y nunca estuvieron, ni cerca, de cumplirse.

Durante muchos años, este grupo de fanáticos observó con sana envidia cómo Marvel (competidor directo de DC) había llevado al cine por casi 10 años seguidos y 17 largometrajes las historias de Iron Man, Thor, Hulk, El Capitán América, y otros superhéroes. Esto alimentó la dureza de las críticas hacia “La Liga de la Justicia” por parte de seguidores de DC y especialistas en cine. Se reprobaba la narrativa, los efectos visuales, la coherencia de la trama y una larga lista de elementos que se complementaban con el fracaso en taquilla. Tras el resultado, Warner Bros (estudio responsable de las producciones cinematográficas de DC) llegó a replantearse el futuro de la franquicia.

La principal causa conocida es el hecho de que el director a cargo de la película, Zack Snyder, abandonó el proyecto durante el proceso de pos producción a consecuencia del suicidio de su hija. Por tal motivo, la responsabilidad de ultimar detalles recayó en Josh Whedon, guionista y director de las dos primeras películas de Los Vengadores (de Marvel), quien realizó regrabaciones, aligeró el tono oscuro de Snyder e integró escenas que él mismo había escrito. Así, en noviembre de 2017, se estrenó una película diferente a la que, en origen, debía ser. Este fue el origen del descontento generalizado.

El hecho de importancia sucedió meses después, cuando un grupo de fanáticos comenzó a sumarse a un movimiento que poco a poco tomó gran relevancia: ReleaseTheSnyderCut. Este configuraba un pedido masivo por dar a conocer una segunda versión de la película, la cual integraría la visión total de Snyder. Esta manifestación también era un síntoma de gran malestar causado por “La Liga de la Justicia”, que ya agrupaba duras críticas y era calificada como un proyecto destinado, únicamente, a satisfacer objetivos comerciales.

En un inicio no hubo evidencias de la existencia de material que diera forma a una segunda versión de la película.  No obstante, a fines de 2018, algunos actores participantes de la producción alimentaron el rumor. Comentaron que habían grabado más escenas que exploraban mejor a sus personajes. Desde ahí no pasó mucho tiempo para que el mismo Snyder diera fuerza al movimiento mostrando en sus plataformas digitales indicios de la existencia de archivos sin editar de “La Liga de la Justicia”. Esto dio pie al punto más álgido de la insistencia por parte de los fanáticos. Ocurrió a inicios de octubre del año pasado, cuando contrataron dos paneles publicitarios en Times Square, Nueva York. A esto se sumó una campaña a favor de la Fundación Americana por la Prevención del Suicidio (que en junio último había recaudado $200 mil dólares). Esto generó bastante atención alrededor del posible proyecto.

Finalmente, la suma de esfuerzos dio resultados. En mayo de este año, HBO anunciaba que se encargaría de que la versión fílmica de Zack Snyder de La Liga de la Justicia, apodada “SnydersCut”, vea la luz en 2021.  De igual manera, se encargaría de financiar todo el proceso de producción. Después de esta, la mejor sorpresa fue revelada el último sábado 22 de agosto. A través de un evento online de DC, se confirmaba que el producto final no solo tendría algunas escenas adicionales y mejoramiento de la calidad visual, sino que se agregaría aproximadamente 2 horas más de material sumando 4 horas de película.

La historia del SnydersCut genera, sin lugar a dudas, un precedente de gran significancia en la industria del cine. El año pasado vimos cómo, a través de una dura ola de críticas, Paramount Pictures se vio obligada a reeditar, antes de la fecha de estreno, a “Sonic” para la versión live action de “Sonic The Hedgehog”, ya que se sacrificaban características icónicas del personaje. Pero este caso es muy distinto, “La Liga de la Justicia” ya vio la luz hace 3 años. Además, no se contempla rescatar únicamente calidad visual. Doblar la duración de un largometraje afecta la línea narrativa y hasta el argumento del mismo.

Los más puristas critican a Warner Bros por acceder al pedido de los fans en vez de defender intelectualmente la visión artística de un autor que ellos mismos certificaron. El SnydersCut puede ser la puerta para que más adelante estudios cinematográficos señalen culpables y utilicen como chivos expiatorios a directores a consecuencia de las críticas y fracasos comerciales. Evidencia de eso es que, desde el anuncio oficial del SnydersCut, ya se está pidiendo la reedición de la última entrega de Star Wars.

El poder de los usuarios demuestra, cada vez más, que no tiene límite. Hace algunos años, ver lo que sucede hoy con el SnydersCut era imposible. Su impacto en la nueva forma de ofrecer propuestas cinematográficas se verá en algunos años. Sin embargo algo es claro: para varios fanáticos de DC y Snyder se está haciendo justicia.