Soy relacionista público. Y eso, ¿qué significa?

1581
¿Qué significa ser relacionista público?

Han pasado más de dos años desde que ingresé al mundo de las Relaciones Públicas. Previamente probé suerte en el periodismo televisivo y luego migré al periodismo digital. Puedo afirmar que la mayoría de mis amistades comprende las funciones que desempeña un reportero o un editor (incluso con ver un par de películas de Orson Welles o leyendo algún libro de Truman Capote se puede tener una idea cercana). Sin embargo, pocas personas tienen una noción sobre mi profesión y muchas recurren a la clásica pregunta “¿y qué haces?” cuando les comento en que estoy trabajando actualmente.

Creo que si empezara a enumerar las funciones que un relacionista público realiza podría confundir a más de uno. Es más, me ha pasado. “Si redactas notas de prensa para que se publiquen en algún medio de comunicación, ¿no es parecido a ser un periodista?” o “Tu plan de comunicación incluye acciones llamativas en la calle y además escribes los mensajes. ¿Cómo un publicista o un marketero, cierto?” Este tipo de preguntas me llevan a escribir estas líneas.

Me gusta pensar que el relacionista público es como Pepito Grillo: un consejero, un personaje que te conoce, que vela por tus propios intereses, un tipo fiel y detallista. Pero un Pepito Grillo dotado con una visión holística y un olfato de sabueso.

¡También te puede interesar!  ¿Estamos listos para las Ciberguerras?

Desde el primer momento en que un cliente nos abre sus puertas, nos comprometemos. Identificamos los públicos de interés con los que interactúa, observamos su relacionamiento y las oportunidades y amenazas existentes para plantear la mejor estrategia. También estudiamos su expertise o rubro de acción para aprove-
char sus fortalezas o alertar sobre sus debilidades; de modo que logre difundir los atributos cosechados en un período de tiempo o sus novedades

Así como en las buenas buscamos posicionar a nuestros clientes como lo mejor en su rubro, en las malas nos preocupamos por ser los primeros en atenderlos y brindarles una solución. Forma parte de nuestro ADN estar alertas ante cualquier eventualidad negativa y reaccionar apropiadamente en el menor tiempo posible. Saber qué decir, cómo y cuándo.

Pero hay algo más que llevamos impreso y que suele pasar desapercibido en el día a día. Algo que hacemos todos los días religiosamente como precaución y por interés: informarnos. La información es el principal insumo en la receta para ser creativos y proactivos. Es la herramienta que nos permite ofrecer distintas acciones y recomendaciones adecuadas a cada cliente y situación. Benjamin Franklin lo dijo alguna vez y le doy la razón “invertir en conocimientos produce siempre los mejores beneficios”.

Artículos similares:

¡También te puede interesar!  Streaming: calidad sobre cantidad