“The Social Dilemma”: ¿Quién manda a quién?

1017

«Solo hay dos industrias que llaman ‘usuarios’ a sus clientes: las drogas ilegales y el software», dice Tristan Harris, ex especialista en ética del diseño de Google y cofundador del Center for Human Technology (organización sin fines de lucro que impulsa la tecnología ética), en el nuevo largometraje de Netflix «The Social Dilemma”, que explora el peligroso impacto de las redes sociales en los humanos, con expertos en tecnología que lamentan el efecto de sus creaciones en la sociedad. Dirigida por Jeff Orlowski, la película de 93 minutos combina entrevistas de la vida real con una historia ficticia sobre los efectos de las redes sociales en una familia estadounidense.

El docu-drama comienza con una serie de declaraciones de una variedad de expertos en tecnología, que aluden a “la otra cara” de las redes sociales y la forma en que una herramienta que estaba destinada a conectar a las personas se ha convertido gradualmente en una maldición similar a una amenaza existencial. Los entrevistados incluyen ex empleados de Google, Facebook, Pinterest, Twitter y otros gigantes de Internet que hablan sobre el «monstruo» que ayudaron a crear. Entre los más destacados se encuentran Harris, Tim Kendall–quien ayudó a monetizar Facebook y ahora es el CEO de Moment, una aplicación que incentiva el uso más saludable del Smartphone–y Guillaume Chaslot, ex ingeniero de software en YouTube.

¡También te puede interesar!  5 apps de Google que no conocías

Juntos, estos expertos explican cómo los humanos se han convertido en una víctima de las redes sociales y los anunciantes, quienes han distorsionado sus conceptos de belleza (especialmente en las adolescentes), controlan la información (o desinformación) que reciben y vuelven a estas aplicaciones–de manera consciente y planeada–adictivas.

Estas advertencias y reflexiones buscan transmitir una gran lección y es que empresas de redes sociales están luchando por la atención de los usuarios y, en última instancia, están en el negocio de facilitar un cambio de comportamiento para favorecer a los anunciantes. Como dice Jeff Seibert, un ex ejecutivo de Twitter, «Lo que quiero que la gente sepa es que todo lo que hacen en línea está siendo observado, monitoreado, medido».

Si bien no se ofrece una solución para una problemática que solo empeora con el paso de los años, The Social Dilemma”, (que se encuentra en las más vistas de la plataforma de entretenimiento) sí logra concientizar al espectador de lo realmente involucrado que está en estas aplicaciones y cómo afecta su vida y la de sus familias y amigos en maneras que quizás no sospechaba.

Artículos similares:

¡También te puede interesar!  El año de la elección