Tips para mejorar la reputación corporativa

386

La transparencia con los clientes, la ética, la educación, el compromiso social, el trato responsable con los propios trabajadores y consumidores, la calidad del producto y/o servicio, etc, son algunos de los factores que hacen que la empresa tenga una buena reputación, es decir, que sea reconocida como responsable, de confianza.

Una buena reputación es un logro que la marca consigue en base a dedicación y trabajo en su día  a día. A continuación, algunas recomendaciones a tener en cuenta para mantenerla y/o mejorarla:

Escucha activa: hay que valorar todos los comentarios que se hacen del negocio ya que servirán para orientar y/o mejorar la dirección de la empresa y el servicio que esta brinda.

Rapidez y transparencia: se deben dar respuestas rápidas y sobre todo transparentes al consumidor. Es importante que la marca demuestre preocupación frente a las necesidades o requerimientos del consumidor.

Mantener siempre la educación: frente a aquellas situaciones en las que el consumidor no esté de acuerdo con el producto o servicio de la empresa, siempre el representante del negocio o la persona que atienda debe comportarse de forma educada y guardar la compostura. Para ello es importante contar con mensajes frente a este tipo de situaciones o con un protocolo a seguir para dirigir la situación de la mejor manera.

Coherencia: todos los que forman parte de la empresa, de rango mayor a menor, deben proyectar el mensaje de la compañía con el fin de estar alineados y fortalecer la identidad de la misma.

Asesoría en relaciones públicas: es recomendable contar con asesoría en comunicación corporativa o relaciones públicas con el objetivo de proyectar y posicionar la imagen de la marca a través de acciones, mensajes y otro tipo de actividades de relacionamiento.

Asumir responsabilidades: finalmente la empresa debe reconocer si ha cometido un error, ya que evitar responsabilidades o esconderse frente a los problemas solo va a generar desconfianza que a la larga termina convirtiéndose en una mala reputación para la compañía.