¡Todos a correr!: Como mejorar la productividad con esta práctica

155

La pandemia nos cambió la forma de vivir, de vestir, de comer, de trabajar, de hacer deporte, de divertirnos, nos cambió absolutamente todo. El trabajo remoto es una buena alternativa que hoy en día se aplica para evitar más contagios y aglomeraciones. Sin embargo, en las entrañas del hogar, con el ‘home office’ y las labores domésticas encima, existen momentos de estrés, agotamiento, cansancio, mal humor, etc. Debo confesar que lo he vivido. Pero descubrí la solución a al problema: salir a correr o trotar. Como quieran llamarlo.

Al principio costó y mucho. Sin embargo, los resultados se fueron dando de forma muy positiva y, sobre todo, que me fueron permitiendo realizar mis obligaciones laborales y domésticas con un mejor ánimo, más activo, feliz y pilas al 100 %. Claro está, que también hay que acompañar todo este proceso con una alimentación más saludable.

A los ojos de mundo, son recontra evidentes los beneficios que proporciona el correr, por ello cada día más personas, ahora que el Gobierno, desde hace unos meses dio el visto bueno para la actividad física en nuestro país, se suman a esta tendencia.

En mi corta experiencia con el ‘trote’ y conversando con algunas personas con mayor kilometraje, me cuentan que lo hacen, en muchos de los casos, para tener un peso ideal, ganar más resistencia, agilidad, fuerza, flexibilidad, entre otras bondades. Por mi parte, vamos mejorando. Considero que la clave para no bajar la guardia es tener mucha voluntad y pasión.

Cualquier lugar es bueno para salir a ‘correr’; un parque, una avenida o jirón, algún estadio, una pampa, un cerro, cualquier sitio es propicio para ‘darle’. No hay excusas. Mi lugar favorito es el “Parque de la Reserva”. Debo decir que es un lugar muy chévere, seguro y con una vista espléndida del Estadio Nacional. Algo que motiva mucho para continuar con la práctica.

A continuación, solo he mencionaré algunos de los beneficios que proporciona el correr de manera constante, ya que estar inactivos sólo produce mala salud, por lo que entrenar de manera frecuente ayuda a nuestro cuerpo y a la mente:

1. Te da optimismo: ya que mientras estás corriendo liberas tensiones acumuladas, por medio de la producción de endorfinas, las cuales producen una sensación de bienestar.

2. Relajación total: especialmente si se realiza un corrido suave, por un par de kilómetros. Esto produce paz interior, así como más tranquilidad. Correr también ayuda a disminuir el estrés y a calmar los nervios y la ansiedad.

3. Protege tus cartílagos: lo cual es contrario a lo que usualmente se pensaba, es decir, que al correr las rodillas se veían afectadas y no era conveniente para los cartílagos realizar esta actividad de correr. Sin embargo, ahora se ha determinado que quienes correr de manera frecuente más bien generan mayor producción de cartílago, y además los protege de enfermedades degenerativas.

4. Adiós dolores de cabeza: especialmente en las personas que padecen de migrañas, y que suelen correr de forma recurrente. Estos dolores suelen disminuir.

5. Previene el cáncer: quienes corren, o practican alguna actividad, con frecuencia también pueden beneficiarse de tener menos probabilidades de padecer cualquier tipo de cáncer, sobre todo, cuando se trata de prevenir el cáncer a nivel intestinal o en los pulmones.

6. Puedes tener más inteligencia: la práctica del ejercicio tiene efectos muy beneficiosos en el organismo, pues, correr también repercute en algunas zonas cerebrales, contribuyendo a que estas se estimulen, lo cual significa que las personas que corren diariamente pueden experimentar mejoras en sus funciones cognitivas.

7. Fortalece los huesos: es conocido que las actividades deportivas de intensidad media alta o de carga hacen posible que las personas tengan una mayor densidad ósea, lo cual a su vez funciona como una barrera protectora contra la osteoporosis o de padecer fracturas. Sin embargo, ahora se sabe que el ejercicio de correr, el cual puede ser realizado con alta intensidad, permite que los huesos estén más protegidos y se fortalezcan.

8. Pulmones y corazón como nuevos: de hecho, quienes entrenan de manera regular son capaces de tener las mismas funciones aeróbicas sin importar los años. Correr también que impide que el sistema pulmonar envejezca pronto y el aparato respiratorio funciona de mejor forma, ya que su musculatura también se fortalece.

9. Mejora las actividades motoras: lo cual está relacionado con el sistema nervioso central, ya que con el pasar de los años estas actividades van disminuyendo, y una de las maneras ideales para retrasar el deterioro es por medio de la práctica de ejercicios.