Un nuevo camino para las nuevas generaciones

120

El famoso “2.0” se nos ha quedado corto. Y es que para nadie es un secreto que la tecnología avanza a pasos agigantados. Estábamos familiarizados con los canales “modernos” de comunicación, como los e-mails, que habían llegado para reemplazar de forma triunfante a las cartas o boletines escritos a mano. Sin embargo, esta plataforma ha sido casi desplazada por una herramienta clave el día de hoy: las redes sociales. Son muchas las personas que encuentran mayor efectividad y rapidez en la recepción de mensajes a través de este nuevo canal.

 La relevancia de la velocidad se ha visto claramente plasmada en el consumidor, que ahora es otro. El de hoy es más emocional, más analítico, e impaciente, cuyo entorno está rodeado por gran oferta de productos similares. Es esta situación la que obliga a las empresas a diferenciarse, tanto en producto, como en su forma de comunicar.

Los negocios se enfrentan actualmente a usuarios que se han convertido en prosumidores, término acuñado por el escritor Alvin Toffler, en su libro “La Tercera Ola” y que refiere a ese individuo que produce y consume contenido a la vez. Esto quiere decir que ya no solo se limita a la adquisición de productos que lanzan las marcas, sino que además, origina tráfico de opiniones y percepciones, porque cuenta con las plataformas para manifestarse continuamente.

 El incremento de la participación de los clientes ha originado también que las empresas amplíen sus canales de comunicación para mantenerse vigentes. Empezó con algún mail o teléfono de contacto, pasó a un Facebook oficial al que podemos enviar un inbox y como esto resultó insuficiente para algunos, ya muchas empresas cuentan con un nuevo canal para comunicarse con sus clientes: Whatsapp.

Esta herramienta, creada en sus inicios para el entretenimiento, se ha convertido en un importante canal de información, por el cual los prosumidores  encuentran el espacio para comunicarse de forma más directa y menos formal con las empresas, que a su vez, quieren estar más cerca de ellos.

 La evolución de las plataformas de comunicación es una respuesta al acelerado ritmo de nuestra generación, cuyo poder es tan relevante que combina la practicidad con los diversos instrumentos que tiene a la mano y hace además que las empresas estén casi obligadas a entrar también a este mismo ritmo. Y tú ¿qué camino empleas para estar siempre cerca?