Una iniciativa para aplaudir

145

Hoy en día, captar la atención de un consumidor va más allá de explicar los beneficios funcionales de ciertos productos. Para diferenciarte de la competencia, es necesario brindar emociones, experiencias y demostrar el compromiso que una marca tiene con la sociedad. Invertir en los deportes es una buena manera de demostrar este compromiso, y lo mejor de todo es que también trae beneficios para la marca como, por ejemplo, mejorar la reputación e imagen que esta tiene frente a sus clientes.

Hace unas semanas, MILO fue noticia porque se convirtió en el primer auspiciador oficial de todas las divisiones menores de los clubes Universitario de Deportes y Alianza Lima. Este auspicio ha traído consecuencias positivas para ambos clubes, pues en las instalaciones de Alianza Lima, se ha invertido en infraestructura deportiva dirigido a las divisiones de menores, así como la refacción de la “Casa Blanquiazul”, hogar donde viven los niños que vienen del interior de país en búsqueda de oportunidades deportivas. Por el lado de Universitario de Deportes, la inversión incluye el inicio de la implementación del comedor para las divisiones menores, así como de la construcción de dos torres de transmisión que permitirán a los entrenadores medir el rendimiento de los equipos.

Esta iniciativa es importante, pues maximiza el esfuerzo que estos clubes ya están realizando para invertir sus divisiones menores. Invertir de esta manera, trae consigo beneficios económicos a largo plazo, ya que, en un futuro, estos clubes podrán reducir el costo de la plantilla del plantel profesional, pues estos juveniles luego refuerzan al equipo principal del club y por un precio menor de lo que costaría importar un jugador de otro equipo. Además, otra opción que genera un retorno económico la posibilidad de vender jugadores a equipos del extranjero y recibir un pago por los derechos de formación por los años que ha jugado en la institución.

Este es un ejemplo de cómo las marcas deberían apostar por las jóvenes promesas, para darles el apoyo necesario que permita llevarlos a convertirse en atletas de alto rendimiento y no esperar a que ya lo sean para patrocinarlos.