Una mirada al futuro de la moda tras la pandemia

512

Un virus puso de cabeza al mundo hace más de 6 meses. Cambió el estilo de vida que conocíamos y la forma en que nos relacionabamos. Surgieron nuevos patrones de consumo, distribución de espacios y consciencia.

La industria de la moda no fue ajena a esto. Hoy te traemos 5 datos importantes para empezar a entender esta transición a una nueva era digital.

Pasarelas como sinónimo de lujo

El lujo es emoción y no hay nada más emotivo que un pase real, plazos y respirar la adrenalina que rodea una pasarela, sostuvo el diseñador creativo de Dior. Sin embargo, esta semana de la moda en París experimentó una nueva faceta al realizar sus desfiles en formato digital, hecho que no logró convencer a la mayoría de espectadores. Louis Vuitton y Chanel montaron historias a través de cortometrajes mientras que Loewe confeccionó una caja con diferentes siluetas y telas de prendas para comunicar su nueva colección.

Adiós fast-fashion ¡Hola slow-fashion!

Hace unos meses Gucci y Saint Laurent declararon que el calendario maratónico que se manejaba para presentar las nuevas colecciones no se ajustaba a las necesidades de su público. Este mundo tan acelerado mataba la creatividad de los diseñadores. Michael Kors y Giorgio Armani pidieron que las prendas puedan llegar a los puntos de venta en la temporada en la que se pueden lucir. ¿No es absurdo comprar ropa de invierno en primavera? Ambos sostuvieron que una colección anual le daría más espacio a los consumidores de comprar conscientemente.

¡También te puede interesar!  Informe político - económico N° 34

Se acabó la ropa de usar y tirar

Hemos entrado a una nueva etapa de conciencia y valorización del entorno que nos rodea. Los consumidores ya no buscan prendas que puedan ser desechadas en los siguientes dos meses, por el contrario, ahora buscan que les cuenten una historia, que las marcas tengan un compromiso de calidad y con el medio ambiente. Atrás van quedando las ideas de priorizar un logo, el futuro está en los valores intangibles, como la sostenibilidad.

Más amor, más diversidad

El mundo va evolucionando hacia un discurso más diverso, que engloba el amor propio y la aceptación de los distintos cuerpos femeninos. Las firmas de moda cada vez se decantan más por contratar a modelos que se salen de los cánones de belleza clásicos, como Winnie Harlow que padece de vitiligo y se ha vuelto un símbolo en las casas más exclusivas. O Tara Lynn, una de las ‘top models’ de tallas grandes más cotizadas.

La madurez, el nuevo objeto de deseo

La colección ‘Of The Grid’ de Gucci, fabricada con materiales orgánicos, ha elegido como imagen a Jane Fonda. La actriz de 82 años ha retomado sus míticas clases de aeróbic para despertar conciencias en la red social TikTok, cuyos usuarios son adolescentes. Este nuevo giro tiene como enfoque valorar a aquellas figuras en la que los diseñadores se inspiran y apasionan, además, tras la pandemia, son los millenials quienes ya no cuentan con el mismo valor adquisitivo de antes.

¡También te puede interesar!  ¿Qué nuevas tecnologías se confirmaron para el 2030?

Artículos similares: