Una mirada hacia la comunicación vecinal en tiempos de pandemia

38

La comunicación corporativa es todo un sistema y el relacionamiento comunitario, en este caso la comunicación vecinal, forma parte de su configuración. La comunicación vecinal se puede definir como la relación entre una empresa y protagonistas involucrados en la constitución de vecindarios, a partir de la presencia de distintos puntos de interés puestos en diálogo.

Mantener una sostenida relación entre ambas partes, se refleja en un espíritu de consenso, lo cual es clave para acortar brechas de conflictividad entre corporativo y comunidad vecinal. Además, esta comunicación se podrá evidenciar como un aliado estratégico en las organizaciones y en la reputación de sus marcas, a través de estos nuevos modelos de relacionamiento y procesos de cambio.

Es aquí que surge la importancia de la comunicación vecinal, la que incluso podría ocupar el importante rol de prevención y contención en una crisis corporativa. Todo esto gracias a un enfoque preocupado por evitar la aparición de nuevos conflictos o lograr que estos se resuelvan de manera exitosa en este determinado entorno.

En ese sentido, es vital conocer algunos de los procesos convencionales de relacionamiento vecinal y adecuarlos a la coyuntura actual, dada la inmovilización social y barreras para el trabajo de campo, originados por la presente pandemia.

1. Habilita canales de comunicación para una escucha activa

Era habitual invitar y mantener el diálogo de una manera presencial. Ahora, el distanciamiento entre personas es obligatorio, pero eso no quita la necesidad en vecinos, juntas vecinales, entre otros participantes, de ser escuchados. Si quieres gestionar una relación comunitaria y cuidar de su estabilidad, conoce a tu público y crea espacios participativos mediante llamadas telefónicas o videoconferencias, para dar lugar a foros, debates, mesas informativas y otro tipo de encuentros de carácter virtual.

2. Monitorea las redes sociales

Las redes sociales dan libertad a los usuarios a expresar desacuerdo, oposición u organización colectiva para actuar sobre alguna situación. Siempre es recomendable anticiparse a los hechos, y sobre todo si pueden convertirse en riesgos que atenten a proyectos o a la reputación de una empresa. Reaccionar de inmediato y mostrar interés en reparar algún inconveniente será un punto a favor.

3. Enfoca el diálogo en los intereses y no en la persona

En esta coyuntura donde muchos resultan verse afectados por una condición vulnerable y  un futuro incierto, es imprescindible ser tolerante ante actitudes poco esperadas durante el diálogo. Es recomendable enfocarse selectivamente en los intereses, de esta manera no se perderán los objetivos de negociación y se podrá proyectar un verdadero interés en la percepción del otro.

4. Cumple con lo acordado

Luego de una negociación siempre quedan compromisos pendientes. Procura ser conciente de las expectativas de la contraparte y a la medida de lo posible, demuestra con acciones lo previamente acordado. Esto dará credibilidad, confianza y posiblemente una apertura hacia futuras renegociaciones.