fbpx
Déjame que te cuente: la magia del storytelling

El storytelling, lo que está de “moda”, pero ¿sabemos qué es?

Se puede definir como el arte de contar una buena historia. Esa que conecta directamente con las personas, hipnotizando y tocando emociones. Así es, el mundo se mueve en base a emociones. Sí, SOMOS EMOCIONES.

La publicidad está por todos lados, pero si te pregunto por el último comercial o aviso que viste, ¿lo recordarías? Lo más probable es que no, ¿cierto? Son pocas las marcas que transmiten un mensaje y llegan a meterse en la mente de nosotros, los consumidores. Por eso, las emociones son un punto clave en la toma de decisiones. Trabajar este aspecto genera una mayor conexión entre clientes y productos.

El storytelling construye un hilo conductor emocional que atrae y fideliza la audiencia, es decir, hace que una marca se vuelva más personal.

Todos somos capaces de contar historias, es fácil, pero ¿conectamos? ¿Cuál es el reto de una gran estrategia de storytelling? SER CONVINCENTES.

Una buena historia tiene que generar una emoción, ya sea felicidad, humor o intriga. Tiene que ser atractiva y original, que aporte valor, que conecte y lo más importante: que sea fácil de recordar.

Al momento de desarrollar una estrategia de storytelling debes de definir tus objetivos. ¿Para qué queremos hacer la historia? Construye una historia real, con un mensaje efectivo y atractivo para el público objetivo. Se tiene también que conocer a quien va dirigida, porque serán los posibles clientes potenciales que fidelizarán la marca. Esta historia tiene que responder al perfil de tu audiencia y sus necesidades. Cuando se establece un vínculo, hace que sea más fácil gustar, conocer y confiar.

Algo muy importante y que se recomienda es usar un lenguaje natural, este te hace sonar más como una persona real en tus historias. El lenguaje formal puede hacer que suene poco auténtico y lejano y es lo último que queremos. Se recomienda también usar testimonios ya que son un recurso muy valorado y es una manera efectiva para generar confianza. Cada vez son más las marcas que incluyen testimonios para dar una mayor fuerza y valor a la cultura de la empresa.

Para terminar, dale un cierre a la historia, ¿te imaginas conectarte con algo y que el final te deje en el aire? ¡No malogres la historia!

Y como dicen muchos: la magia está en la simplicidad.

Les dejo dos avisos publicitarios, como grandes ejemplos, del buen uso del storytelling:

Suscríbete

Suscríbete al boletín y recibe nuestras exclusivas publicaciones.

Sin spam. Es una promesa.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: