fbpx
El poder del vlogging: un nuevo canal de comunicación corporativa

El momento más importante de una negociación comercial es el cara a cara, es ahí donde se cierran los negocios. Viendo a una persona a los ojos podemos transmitir más. No solo de los términos comerciales o técnicos, sino que además generamos confianza en nuestra contraparte. Y así decidimos hacer negocios con ellos o no. Hay algo mágico en ese intercambio de vistas. Es el momento en que le crees o no le crees a alguien.

La tecnología nos permite hoy tener reuniones como si fueran uno a uno. Se producen a través de los vlogs, videos donde el expositor le habla a la cámara simulando una conversación directa. Así es como se comunican los influencers y logran esa conexión tan fuerte con su audiencia. Pero es una herramienta también muy útil para las empresas, pues es un recurso muy valioso y de bajo costo que genera un gran impacto no solo en la marca sino también en el personal.  

Ejemplo: tal como lo haría en una reunión de negocios, el líder o vocero graba un video donde describe un problema que le aqueja a su audiencia y plantea una solución, luego lo sube a las redes sociales de su empresa. En vez de conectar con una persona, le agrega valor a decenas, cientos o miles de personas al mismo tiempo. 

Acá les dejo tres consejos fundamentales para que un vlog corporativo tenga éxito.

 

  1. Presencia del vocero. Siendo no un actor o persona contratada, le da una mayor transparencia y la humaniza. Las empresas ya están haciendo grandes esfuerzos para que sus voceros estén en medios hablando de información relevante del sector, resultados y dando novedades. Podrían capitalizar sus propias redes sociales grabando a sus voceros.
  2. La constancia. En el espacio digital, la constancia es lo más importante. Es como construimos nuestra reputación y ganamos la atención de nuestra comunidad. El objetivo no es ser un aviso publicitario o un comercial de televisión, es volverte el matutino. La reputación se construye día a día en el tiempo y a través de múltiples interacciones.
  3. El momento es hoy. El grabarse en video, ya no es terreno de actores o celebridades, es como nos comunicaremos en el futuro (y como muchos lo hacen hoy). Aprovechar este momento en que aún no es la forma común de comunicarnos es una enorme oportunidad para diferenciarnos de los demás. El momento de empezar es ahora. 

 

 

 

El vlogging es una herramienta que capta la atención, es el lenguaje de instagram y youtube, hay algo mágico en el video de una persona hablándole directamente a la cámara. Si el selfie es una foto que dice: “Hola, soy Alejandro”, un vlog es un video donde lo dices. En el mundo actual, con una infinidad de información a solo un clic de distancia, el poder conectar con alguien de una forma tan directa como una conversación de una forma masiva es una habilidad que todos deberíamos buscar dominar. 

Otra ventaja del vlog como formato, es que el contenido audiovisual integra los otros formatos. Una vez que hacemos un vlog, tenemos la oportunidad de transcribir el contenido y tenemos un artículo para un blog, podemos separar el audio y crear un podcast, así como dividir la información en posts y tweets para conectar con tu audiencia en el tiempo. 

Los invito a pararse frente a una cámara y empezar a conectarse con su audiencia.

 

Suscríbete

Suscríbete al boletín y recibe nuestras exclusivas publicaciones.

Sin spam. Es una promesa.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: