fbpx
¿Es posible aumentar tu rendimiento a través de una buena alimentación?

Me gustaría empezar diciendo que este texto no tiene la intención de argumentar a favor de una postura o punto de vista. Sino de informar, a través de hechos fácticos, las mejores y peores prácticas alimenticias. 

Hoy en día cada vez más estudios respaldan la hipótesis de que una mala alimentación es la principal causa de las enfermedades más comunes que padecemos como seres humanos; como el cáncer, diabetes, problemas hormonales y enfermedades inmunológicas. La alimentación que percibimos como normal ha sido tergiversada a causa de la mala información, viejas costumbres y las malas prácticas; como por ejemplo, la publicidad engañosa. 

Dicho esto, el funcionamiento del cuerpo humano es un sistema complejo que requiere de una alimentación variada: rica en calorías, vitaminas, minerales y aminoácidos; pilares esenciales para la vida. Explicar cómo funciona este sistema resulta muy extenso como para abarcarlo en esta publicación, por lo que me enfocaré en esclarecer algunos hábitos alimenticios que considero que tienen un impacto significativo en el rendimiento de una persona. Si te interesa profundizar más en el tema, te recomiendo leer el libro Nutrición Inteligente escrito por Sacha Barrios. Somos lo que comemos y por ello es vital cuidar nuestra alimentación. 

Hábitos alimenticios que perjudican tu desempeño 

  • Consumo excesivo de azúcar: El azúcar o glucosa, no aporta ningún valor nutricional, es altamente calórico y su consumo excesivo está relacionado con muchas enfermedades crónicas. Si consumes azúcar todos los días, cuando no la tengas sentirás un déficit energético que afectar tu desempeño. 
  • Consumo de carne procesada: Contienen un exceso de grasas trans, hierro “m” y aditivos que inflaman tus arterias y dificulta el flujo de sangre al cerebro. 
  • Comer mucho de noche: Hacerlo fuerza tu sistema digestivo a trabajar de noche. Impidiéndole descansar adecuadamente para el día siguiente
  • Deshidratación crónica: Beber poca agua durante un largo período de tiempo inclina la balanza a sufrir problemas digestivos, diabetes, aumento de peso, problemas en la piel, colesterol alto, fatiga o estreñimiento. No beber agua rompe el equilibrio del organismo.
  • Beber agua pesada: En el Perú, el agua está cargada con metales pesados como magnesio, hierro, zinc, mercurio entre otros. No a raíz de la contaminación sino de la nuestro ecosistema. Los nevados de donde proviene nuestra agua están conformados por rocas ricas en estos minerales; los cuales inevitablemente son absorbidos por el agua durante su descenso. Procura tomar siempre agua filtrada.
  • No consumir suficiente fibra: El sistema digestivo no es todopoderoso. Trabaja constantemente y necesita, además de descansos, limpiarse. La fibra es ideal para esto.
  • Comer pocas frutas y vegetales:  el mundo vegetal ofrece todo la gama de aminoácidos, vitaminas y minerales que el cuerpo necesita. Consumirlos en variedad y abundancia te ayudará a suplir cualquier deficiencia que puedas tener.

Por último, si buscas energizar tu cerebro, la cúrcuma es conocida por potenciar el ** cognitivo. Exactamente cómo funcionan los efectos se desconoce, pero puede deberse a su capacidad para reducir la inflamación cerebral, que se ha relacionado con la enfermedad de Alzheimer y la depresión. Una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de California en Los Ángeles (EE. UU.) y publicada en American Journal of Geriatric Psychiatry ha concluido que el consumo diario de la curcumina, compuesto activo de la cúrcuma, mejora la memoria y el estado de ánimo de una persona.

Suscríbete

Suscríbete al boletín y recibe nuestras exclusivas publicaciones.

Sin spam. Es una promesa.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: