fbpx
Habilidades blandas, ¿inherentes al éxito?

En el mundo académico y laboral, hoy no es sorpresa escuchar hablar de las habilidades blandas o “soft skills”. Distintas opiniones profesionales las avalan y las consideran como un capital fundamental para el líder actual. Estos “activos” laborales, están asociados al lado emocional, interpersonal e interpretativo que dirigen la conducta y el desenvolvimiento dentro de una empresa.

Se les considera atributos profesionales inherentes al éxito, ya que representan las habilidades sociales que permiten a las personas comunicarse de manera asertiva, desarrollar actitud positiva frente a los retos y contar con una adecuada inteligencia emocional. Desde ahí, la relación con otras personas es más efectiva, lo que adecúa el camino para el logro de buenos resultados.

En el libro titulado “Soft Skills: Personality Development for Life Success” (2018); el autor, Prashant Sharma, menciona que, según un estudio realizado por la Universidad de Harvard, “el 85% del éxito laboral proviene de tener habilidades blandas bien desarrolladas, mientras que solo el 15% del éxito se basa en habilidades técnicas. En otras palabras, los estudiantes pasan solo el 15% de sus vidas tratando de adquirir habilidades blandas que representan el 85% de su éxito”. El sustento se basa en que este tipo de atributos permite desarrollar la capacidad de negociar y colaborar.

Evidencias académicas sostienen que las personas con facilidad para relacionarse, generalmente optimistas, motivadas por el trabajo en equipo, orientadas a resultados y flexibles en sus relaciones sociales están listas para enfrentar los retos que propone el ámbito laboral. De igual manera, estimulan a las personas de su alrededor, lo que en el entorno profesional, es clave para cualquier líder.

Hoy muchas compañías ofrecen talleres a sus empleados para estimular este tipo de habilidades. Las primeras apostaron por este tipo de actividad en base a intuición o conocimiento empírico, pero hoy la realidad es otra.  La base académica ha permitido, incluso, la implementación de empresas encargadas específicamente de brindar servicios de consultoría en desarrollo de habilidades blandas.

La tendencia es clara, pero se debe prestar foco en complementar. Las habilidades blandas permiten generar el contexto adecuado para lograr los objetivos profesionales y personales. Sin embargo, las habilidades llamadas “duras” son las que nos brindan el conocimiento técnico para administrar, organizar, planificar, medir y tomar decisiones en base a los logros deseados. El líder de hoy debe encontrar su propio equilibrio y saber manejarlo para alcanzar su propio éxito.

Suscríbete

Suscríbete al boletín y recibe nuestras exclusivas publicaciones.

Sin spam. Es una promesa.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: