fbpx
Lacoste usó el peligro como avance

Actualmente, las empresas saben lo importante que es su reputación. Es por ello, que no  dudan en declarar públicamente su posición sobre cuestiones políticas y/o sociales. Lo anterior, no solo por ser una brillante estrategia corporativa en un mundo en el que la tolerancia y ser inclusivos es crucial, sino para tener una conexión más profunda con sus clientes.

En ese sentido, quisiera fundamentar lo previamente expuesto con un ejemplo. Lacoste, la marca del cocodrilo, tomó la decisión de reemplazar su logo temporalmente por ciertos animales que se encuentran en peligro de extinción. Ello, en asociación con una organización francesa sin fines de lucro con la finalidad de sensibilizar, crear conciencia públicamente de este tema tan delicado, y promover la conservación de la vida silvestre en todo el mundo.

Fueron 10 especies amenazadas las escogidas para sustituir al icónico logo de la empresa gala: el cóndor de California; el saola, el tigre de Sumatra, la iguana de Anegada, la vaquita, la tortuga de techo Birmana, el lémur del norte, el rinoceronte de Java y el gibón de Cao-vit y el kakapo. Vale la pena mencionar que los polos producidos para cada serie corresponden al tamaño de la población restante en el medio silvestre en peligro de extinción.

Podemos decir que este tipo de medidas hoy en día, implementadas por medio de acciones de comunicación y el marketing, generan mayor divulgación e impacto entre los consumidores, ya que apoyar las causas nobles o con un buen propósito repercute positivamente en la compañía que las practica. Asimismo, cautivará y fortalecerá la relación con sus clientes, lo que conllevará un incremento en sus de flujos financieros, pero principalmente al enriquecimiento del activo intangible más importante: su reputación.

Suscríbete

Suscríbete al boletín y recibe nuestras exclusivas publicaciones.

Sin spam. Es una promesa.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: