fbpx
Sobre la Responsabilidad Social Corporativa

La visión tradicional de la administración de empresas hace énfasis en la maximización de utilidades para la misma y sus accionistas, sin embargo esta posición se ve cada vez más en jaque ante la problemática ambiental, económica, y social a nivel mundial. Existe un creciente rechazo hacia las empresas y las corporaciones debido a que se les atribuyen a estas muchos de los problemas relacionados.

Ante esta situación tan compleja, surge la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) como un modelo de gestión que busca el desarrollo sostenible en estos tres aspectos fundamentalmente (ambiental, económico y social). Según el instituto Ethos de Brasil, la RSC es una “forma de gestión que se define por la relación ética y transparente de la empresa con todos los públicos con los que ella se relaciona, y por el establecimiento de metas empresariales compatibles con el desarrollo sostenible de la sociedad, preservando los recursos ambientales y culturales para las generaciones futuras, respetando la diversidad y promoviendo la reducción de las desigualdades sociales.”

 Este modelo surge no sólo debido a la atribución de responsabilidades, sino a las observaciones y análisis de distintos expertos, como Michael Porter, el cual en una charla TEDGlobal en el 2013, manifiesta que son las empresas las llamadas a generar soluciones y beneficios sociales no necesariamente por ser las causantes de dichos problemas, sino por ser las entidades dentro de la sociedad que cuentan con los recursos para darles solución. Esto es completamente novedoso ya que otorga a las organizaciones un tono más amigable, responsable y transparente para con la sociedad y otros públicos interesados.

Sin embargo, este modelo no surge tan solo por las razones antes mencionadas, sino debido a que el mantenimiento de un sistema de gestión que busca reducir riesgos organizacionales, mantener una comunicación holística y que toma en cuenta factores de rentabilidad/tiempo de los productos o servicios de la misma empresa es un modelo más eficiente y eficaz. Esto debido a que termina siendo más barato gestionar stakeholders y riesgos y generar valor al mismo tiempo, que enfrentarse a una eventual crisis por un mal manejo de recursos o una mala práctica corporativa.

Si bien el ISO 26000 de Responsabilidad Social Corporativa es aún una cuestión de carácter voluntario para las empresas, traza una guía para toda organización que desea mantener una buena reputación, generar valor y rentabilidad y ser sostenible en el tiempo. Esperemos que en el futuro sean cada vez más las organizaciones que se sumen a este modelo de gestión o que propongan innovaciones al respecto a fin de remar todos hacia un mundo más sostenible.

Suscríbete

Suscríbete al boletín y recibe nuestras exclusivas publicaciones.

Sin spam. Es una promesa.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: